Confidencias entre 'runners'

Bendodo y Rajoy haciendo deporte junto a la Torre del Oro. :: sur/
Bendodo y Rajoy haciendo deporte junto a la Torre del Oro. :: sur
El reservado

Bendodo y Rajoy hablaron sobre diversos proyectos de Málaga mientras hacían deporte por Sevilla. El elogio de una alcaldesa del PSOE al presidente de la Diputación

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El PP celebró la pasada semana en Sevilla su convención nacional con la presencia de sus principales cargos públicos y orgánicos del país. Más allá de los discursos oficiales, las declaraciones, los gestos y la polémica en torno a Cristina Cifuentes, el encuentro del partido de centro-derecha dejó otras imágenes llamativas. Una de ellas fue que el presidente del PP y del Gobierno, Mariano Rajoy, compartió confidencias con el líder popular en Málaga, Elías Bendodo, mientras ambos hacían deporte juntos.

Y es que a primeras horas del sábado y el domingo, como otros tantos 'runners', Rajoy y Bendodo salieron por los alrededores del hotel hispalense donde se celebró la convención para correr; concretamente, cinco kilómetros cada uno de los días, a hora y media de duración, supuso tres horas de un particular despacho político en el que hablaron de diversos asuntos y proyectos de Málaga. El sábado les acompañó el presidente del PP de Andalucía, Juanma Moreno, y el coordinador general del partido, Fernando Martínez-Maíllo-quien también se apuntó el domingo-. Entre tantos dirigentes asistentes al cónclave, se interpretó como un gesto de buena sintonía que Rajoy se hiciera acompañar por Bendodo para su rutinaria carrera matutina.

El primer día, el recorrido fue por el parque del Alamillo, lo que aprovechó Bendodo para comentarle a Rajoy el proyecto de Málaga para hacer un gran parque en los terrenos del antiguo Campamento Benítez. En este punto, el político malagueño aprovechó para criticar ante el presidente del Gobierno la falta de apoyo de la Junta para que este parque tenga carácter metropolitano, como sucede con el Alamillo. El domingo, el recorrido discurrió por la ribera del río Guadalquivir, y el presidente de los populares malagueños le comentó a Rajoy que uno de los grandes retos de Málaga capital es el de la integración del Guadalmedina en la ciudad.

En esas charlas a ritmo de carrera, según relata Elías Bendodo, hablaron sobre la candidatura de Francisco de la Torre a la Alcaldía de Málaga, el proyecto de la torre del Puerto -al hilo de la contemplación de la Torre Pelli sevillana- o del desarrollo experimentado por la capital en los últimos años. A este respecto, Mariano Rajoy le confesó al presidente de los populares malagueños que Málaga es «la mejor ciudad» de España para vivir por clima, infraestructuras y la gastronomía y que después le siguen otras como Santander, Valencia y La Coruña.

«Estupendo y maravilloso». Así calificó Soraya García Mesa, alcaldesa del PSOE de Benaoján, esta semana al presidente de la Diputación de Málaga, el popular Elías Bendodo. No es habitual que un político de un determinado partido elogie al adversario, de ahí lo llamativo de esta declaración que la regidora colgó en la red social Facebook tras mantener un encuentro con el presidente de la institución provincial en el que consiguió el apoyo para el proyecto de acceso al interior de la Cueva del Gato, uno de los grandes atractivos turísticos de su municipio, y para financiar la construcción del centro de recepción de visitantes y de interpretación de la prehistoria, que se ubicará en el antiguo albergue municipal.

«En estos momentos, en Elías Bendodo tenemos un presidente de la Diputación estupendo y maravilloso; comprometido con Benaoján y con la comarca de Ronda, y me lo demuestra en cada reunión que mantengo con él. Cuando se antepone el interés general al partidista da gusto trabajar, algo que garantiza la buena relación institucional, y que se hace fundamental y necesario para el desarrollo de nuestros pueblos», afirmó la alcaldesa.

En su partido no quisieron entrar a valorar sus palabras, que enmarcaron en la libertad individual que cada uno tiene. Aunque fuentes consultadas apuntaron dos claves sobre este asunto. Una es el hecho de que García Mesa intentó optar a la secretaría general del PSOE el pasado verano pero tiró la toalla al no encontrar apoyos. La segunda es que, según las fuentes, Bendodo suele destinar ayudas directas a alcaldes que son críticos con la dirección de su partido como «un método de injerencia» en la vida interna de los adversarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos