En Diagonal

Donde las coles

ROSA BELMONTE

Estábamos entretenidos con los belgas cuando salió Méndez de Vigo. Según el ministro, el Gobierno vería con agrado (¿con Antonia San Juan?) que Carles Puigdemont se presentara a la elecciones del 21-D. Antes, el secretario de Estado belga, Theo Francken, independentista, había asegurado que Puigdemont tenía la opción de solicitar asilo político en Bélgica. El primer ministro, Charles Michel, negó que el asilo estuviera en el orden del día de su Gobierno y riñó a Francken por «echar leña al fuego». Pero, oye, tampoco negó la posibilidad. Qué más daba, nuestro Gobierno vería con agrado, etc. Aunque ayer el fiscal general del Estado anunciaba una querella por rebelión, sedición y malversación contra Puigdemont. Y, este, tachán, estaba en Bruselas. De Gaulle decía que Bélgica era un país inventado por los ingleses para molestar a los franceses. Y a los españoles, mi general. Además, no olvidamos que Bélgica es la cuna de 'Que viva España'.

Fotos

Vídeos