El cine

Cita en el Sur

Donald Trump ha estado en Teruel y en Málaga empezó ayer el Festival

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Donald Trump ha estado unos días en Teruel, para que después digan que no existe. No era Trump Trump (arriqui) sino su hijo Donald, el mayor, que se ha ido de cabras. El padre fue la esperanza blanca y el hijo se ha puesto púo de trufas negras y de jamón. La cabra montesa se cotiza bastante y Donald Trump Jr. casi se vuelve turulato cruzando la sierra turolense, hasta que pudo matar dos piezas. Espero que no se haya llevado más cuernos a casa. Dicen que es amable y buen cazador. Se hizo una foto junto a una casa de piedra y dijo que ya no se construye como antes. Si hubiese venido a Málaga habría dicho que hace más frío en las casas que en la calle. Algún experto habría añadido que eso es por la humedad. Ha hecho bien en no pasar por Málaga porque ayer se inauguró el festival de cine y no le iba a poder recibir nadie. Málaga está de gala y el alcalde quiere que tengamos alcalde para rato. Lo que pasa es que no hay nada claro. Desde Ciudadanos dicen que según las encuestas internas si hoy mismo hubiese elecciones las ganarían ellos. Pero según otras encuestas internas desde el PSOE aseguran que no, que ellos van los primeros. El problema no se queda sólo en el primero. El alcalde le dijo a Manuel Castillo anteayer que Elías Bendodo podía ir de número dos, pero que también podía no ir, y ayer Elías Bendodo comunicó que claro que iba de número dos, que lo había hablado con el alcalde y que en treinta segundos el asunto había quedado zanjado. El alcalde mide los tiempos como nadie. Se ducha en veinte segundos y en treinta despacha a Bendodo.

Donald Trump Jr. vino con un ejército de veintisiete agentes estadounidenses, a los que se sumaron cuarenta guardias españoles. Hablando de fuerzas de seguridad, y de números, es necesario recordar que el escándalo de los títulos de la Universidad Rey Juan Carlos ha salpicado a doscientos altos mandos de la Policía Nacional, según ha denunciado un sindicato de la propia policía. Resulta que muchos pobres inspectores y comisarios no podían ascender más por carecer de titulación, pero pagando un poco en esta universidad podían pasar del bachillerato al título univiersitario en cuestión de meses. El grado que obtuvieron era tan deficiente que ya no existe, como Teruel. Málaga existe durante esta semana casi más que nunca, gracias al cine. Al lujo que supone contar en pleno centro con el cine Albéniz y sus cuatro salas programando durante todo el año películas en versión original, se suma esta semana la capitalidad del cine español. La cultura supone una buena apuesta y el cine, como los libros, una manera milagrosa de viajar sin salir del sillón. En Málaga estuvo la mujer de Obama cuando era Obama. La mujer del alcalde le recordó en directo al alcalde que hay vida después de la política. Lo único claro es que se está quedando un día estupendo para ir al cine.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos