CINCO AÑOS REBOSANTES DE ACTIVIDAD

La Asociación Marbella Activa brilla con toda propiedad en el aspecto didáctico a la hora de difundir nuestro rico patrimonio histórico, costumbres, tradiciones y medio ambiental

FRANCISCO MOYANO

SON muchas las ocasiones en que hemos resaltado el desconocimiento que existe en Marbella sobre el devenir de la ciudad; una aparente carencia de raíces, ausencia de señas de identidad definidas. Nada más lejos de la realidad: contamos con una historia rica e interesante, pero que ha quedado oculta frecuentemente por los acontecimientos perniciosos que han jalonado nuestra historia más reciente. Posiblemente no deba dejarse de lado cierto grado de indolencia del vecindario marbellí, que tendría que ser analizado sociológicamente para encontrar su justificación. Demasiado «descubridores» de Marbella han pasado por aquí, de manera consentida por la ciudadanía, y en ocasiones han dejado un sombrío paisaje tras la batalla. Nos gustaría estar en el convencimiento de que algo así nunca volverá a ocurrir. Para prevenir involuciones nada mejor que la educación, en sentido muy amplio, donde la conciencia ciudadana es uno de los pilares fundamentales; seguramente el que más. En el centro del dolor lacerante, sustraído a cualquier comportamiento indolente, que suponía en 2013 la profunda crisis que España y Marbella estaba viviendo, un grupo de marbellíes o marbelleros, cuando corría el mes de marzo, realizó una convocatoria ciudadana para poner en marcha una asociación: 'Marbella Activa'. Recuerdo que la afluencia fue masiva y que de allí salieron muchos socios que, cinco años después, continúan en ese proyecto ilusionante que, haciendo honor a su denominación, ha desarrollado una labor muy intensa que arroja un rico balance en tan corto tiempo. La educación ha sido uno de los ejes primordiales de la asociación desde sus orígenes y sus colaboraciones con el Centro de Profesores, las publicaciones y la producción de espacios audiovisuales en los medios de titularidad pública, constituyen unos sólidos resultados. Buscar en el pasado, en nuestra historia, para reconocer de dónde venimos, analizar sosegadamente el presente y prepararnos para el futuro como ciudad donde la excelencia no sea un eslogan sino la realidad cotidiana, es objetivo irrenunciable de 'Marbella Activa'. Se necesita una ciudadanía crítica, responsable en la toma de decisiones y en la construcción de ciudad. El poder ciudadano que, en buena lógica, debería ir siempre en sintonía con las administraciones, es plural y alcanzar los objetivos de una ciudad lo más habitable posible no es cuestión de un pensamiento o una ideología única sino que debe inscribirse dentro de la pluralidad democrática de esta sociedad del siglo XXI. 'Marbella Activa', no pide el pedigrí a nadie y sobre todo está abierta al debate y a los diversos puntos de vista. Hay unos rostros visibles como pueden ser Javier Lima, Antonio Figueredo, Arturo Reque o Francisco Cervera, pero detrás (o junto a ellos) hay otros muchos (y muchas) contribuyendo y aportando en menor o mayor medida. En la consolidación de una ciudad todo aporte es necesario. La asociación ha terminado su etapa de 'infantil', ahora se adentra en la 'primaria' y, dada la enorme aplicación de estos aventajados alumnos, en poco tiempo estarán cursando el bachillerato y a punto de ingresar en la universidad. Además de innumerables conferencias y visitas, siempre con el objetivo de conocernos mejor, a lo largo de estos años se han registrados logros como el concurso de relatos sobre Marbella, con cinco ediciones muy concurridas en la presentación de originales; iniciativas como el inicio del expediente para solicitar que el espeto de sardina pueda ser declarado patrimonio de la Humanidad y que ha encontrado eco en el Senado de España. La Asociación brilla con toda propiedad en el aspecto didáctico a la hora de difundir nuestro rico patrimonio histórico, costumbres, tradiciones y medio ambiental. En este sentido dos publicaciones constituyen actualmente referencias obligadas: 'Descubre Marbella y San Pedro' y 'Marbella naturalmente', ediciones bilingüe, donde ha funcionado generosamente el micro mecenazgo. La implicación de los centros educativos en la difusión de estos libros y en su utilización como instrumentos de trabajo viene a desarrollar la pretensión de la asociación de concebirlos como recursos pedagógicos. La extraordinaria labor desarrollada en tan solo cinco años de andadura puede dar para una larga exposición; lo relatado no es más que una pincelada en un momento gozoso como es un lustro de vida. La vocación de 'Marbella Activa' es conquistar el futuro con el trabajo del día a día y en esa tarea nadie sobra. Toca apagar felizmente cinco velas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos