Horizontes cercanos

Chute de autoestima vía Londres

Picasso se asoma al balcón de Londres en la Tate Modern. /F. Lorenzo
Picasso se asoma al balcón de Londres en la Tate Modern. / F. Lorenzo

Málaga está de moda allá por donde quiera que vas.- 'Picasso 1932: amor, fama y tragedia', la primera exposición individual que realiza la Tate Modern, está considerada como la mejor muestra de arte realizada en Gran Bretaña en este siglo.-Hispania, un trozo de España en pleno corazón de la City.-Emotivo adiós a Judith Price, una luchadora incansable.-Carlos Álvarez recibirá el homenaje de la UMA.

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Aterrizar en el aeropuerto de Málaga sobre las 12 de la noche el jueves pasado y encontrarte con que a esa hora confluyen a la vez tres vuelos (3) de Londres (dos de Gatwich, de compañías diferentes y uno de Luton) y cinco (5, los tres de Londres, uno de Leeds y otro de Bristol) de Gran Bretaña, todos hasta la bandera, ver las colas que se formaron en los mostradores de los rent a car, la cantidad de tránsfers por las decenas de conductores con carteles con los nombre de sus clientes, y sentir que aquello era una feria de tanta gente como había a horas tan intempestivas, y sin motivo aparente alguno, sin que sea julio o agosto, ni Navidad o Semana Santa, la verdad te hace sentirte orgulloso de tu tierra. Más si vienes de ver cómo Málaga despierta admiración allá por dónde vas. «¿Pero qué estáis haciendo? ¡Vaya forma de apretarnos, nos lleváis con la lengua fuera!». Ese fue el recibimiento que el gerente del Promoción del Ayuntamiento de Barcelona, Frances Xavier Mirón, le hizo a la delegación malagueña presente en la Going Global, feria en la que confluyen aquellas empresas y marcas británicas que quieren expandirse más allá de sus fronteras. Pero además, apareces por el Hispania, el gran santa santórum de la gastronomía española en Europa, un verdadero lujo de restaurante español en el corazón de la City, en el viejo e histórico edificio del antiguo Banco de Inglaterra, y la pregunta que te hace su propietario, el asturiano Javier Fernández, Pachín para todos, va en el mismo tono: ¿Qué le dais a la gente, que todo el mundo habla de Málaga? Y allí, no les miento, se cita lo mejor de lo mejor de Londres y de España en Londres, vamos que no es baladí que te digan eso. Pero además, si encima sales de la feria, y antes de entrar en el último vuelo de Easy Jet del día (porque todas las demás compañías y horarios estaban completos) te da tiempo a darte una vuelta por la Tate Modern, ejemplo de iniciativa arquitectónica sin que se rasguen las vestiduras los puristas que quieren que nada cambie y que protestan por todo, y compruebas las colas para ver la exposición 'Picasso 1932: amor, fama y tragedia', catalogada por los expertos como la mejor exposición realizada en Gran Bretaña en lo que va de este siglo XXI, la verdad que sube enteros la autoestima malaguita. Sobre todo porque ya se une a Málaga con Picasso sin duda de ningún tipo, y si faltaba un remache ahí llegó AntonioBanderas con su 'Genius' para terminar de apuntalarlo. Algo tiene el agua cuando la bendicen, eso es evidente, y Málaga ahora mismo está de moda. No sólo en España, sino en los principales puntos turísticos emisores de Europa, como es el caso de Londres. ¡Ah se me olvidaba!:el taxista que te lleva a Victoria Station tiene casa en Benalmádena, donde vive de forma permanente su tía. Ya digo, una semana para la 'autoestima patria chica'...

Davo y Juan Murillo, en el Hispania. Librería de la Tate londinense.Judith Price / F. Lorenzo

'Picasso 1932: amor, fama y tragedia' es una verdadera joya. La Tate Modern ha tirado la casa por la venta para la que es la primera exposición de un artista individual en el gran museo londinense, con una grandiosa acogida por parte del público, que llena las diez salas, y de crítica. Más de cien obras de arte entre pinturas, dibujos y esculturas del malagueño más universal todas ellas realizadas en un año que para él fue muy importante: 1932. Su familia, con Olga y Paulo, su gran amante Marié Thèrese, la fama ya universal que se le reconocía, la irrupción de Hitler, la lucha interior del artista que comenzaba a romper todos los cánones conocidos hasta entonces en el arte. Repito, una maravilla que ya vieron en París y ahora disfrutan en Londres. Y la pregunta surge, ¿por qué no podemos aspirar a ver esa muestra en Málaga o en cualquier gran capital de España? Me imagino que por lo de siempre, que poderosa caballero es don dinero, pero ver a decenas de escolares londinenses copiando los cuadros, la admiración del público, las fotos del genio... Una delicia que vale sin duda el precio de la entrada: 22 libras, unos 28 euros aproximadamente. Seguro que aquí en Málaga viene esta exposiciones y se cobra ese precio, y en las redes sociales queman a los organizadores. La vida es así...

Si se va a Londres hasta el 9 de septiembre es tan obligatorio ir a ver la exposición de Picasso como ir al Big Ben...

Hablemos del restaurante Hispania, uno de los establecimientos de moda en la City, punto de encuentro de altos ejecutivos y empresarios de importantes empresas allí ubicadas. En Lombard Street, al lado de la estación de metro de Bank, se ubica en la sede del antiguo Banco de Inglaterra, y todos sus empleados, que son muchos, son españoles. Y los productos, también. Juan Murillo y Davo son los encargados de que aquello funcione como un reloj, y su propietario, Javier Fernández, siempre tiene abiertas sus puertas y su actitud decidida para promocionar los productos de Málaga. No descarten para noviembre, coincidiendo con la World Travel Market, una semana de 'Sabor a Málaga' en el restaurante Hispania. Sería una espectacular promoción de nuestra gastronomía, y en unos de los lugares emblemáticos de Londres. Otro lugar para visitar en cualquier viaje a la City o a Bruselas, donde Hispania tiene otro restaurante inaugurado hace ahora casi dos años.

Estando en Londres, la delegación malagueña conoció la muerte de una gran mujer, Judith Pryce, quien tras 18 años de titánica lucha contra el cáncer falleció el pasado miércoles rodeada por sus seres más queridos. Judith, británica de nacimiento pero de corazón y alma malagueña, fue una gran promotora de la Costa del Sol y de Andalucía y una importante emprendedora turística. Enamorada de todo lo que es y significa Málaga, era una hincha en el amplio sentido de la palabra, del Málaga CF, equipo al que seguía por todas partes junto a su esposo, Manuel Toledo. Su entierro, en el cementerio internacional de Benalmádena, fue una gran manifestación de duelo, pero también de alegría, porque Judith nunca quiso penas, y siempre tenía un sonrisa en su boca aunque la procesión fuera por dentro. Su lucha contra el cáncer es todo un ejemplo. En su adiós, como quería, música, flores blancas, bonitas palabras... lo que pidió, y una despedida muy especial: las palabras de agradecimiento al equipo de oncología del Materno y a los doctores Francisco Carabantes y Emilio Alba. Judith le pidió a su esposo que no se olvidara de decirlo públicamente. Así lo hizo, aunque a través de las palabras de un gran amigo, Félix Martín, porque él no podía superar la emoción del momento. Judith fue una mujer extraordinaria. Su figura se echará de menos en los congresos turísticos, en los eventos que organizaba, en La Rosaleda o en el hotel Larios, donde veía las procesiones, aunque este último año su estado de salud le permitió ver a su Cautivo y a su Esperanza, pero poco más. Siempre se nos van pronto los buenos, por algo será. Seguro que Dios los quiere tener siempre muy cerca y los llama antes que a los que no merecen la pena, que esos siguen por aquí abajo todos juntos...

En Málaga otra vez, con un chute de orgullo malagueño, tras una vueltecita por otros lares donde nos miran mejor que nosotros mismos... Sean felices y que servidor lo comparta y disfrute, y una gran enhorabuena a otro universal paisano, Carlos Álvarez, que el día 23 será investido nuevo Honoris Causa de la Universidad de Málaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos