Otra china para la confluencia

Andalucía en el dieciocho

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

EL Consejo de Ciudadanos estatal de Podemos echó ayer otra china al zapato de la confluencia de este partido con Izquierda Unida cara a las elecciones autonómicas y municipales en Andalucía. El líder Pablo Iglesias impuso su tesis de consultar a las bases sobre si el nombre Podemos debe ir en las candidaturas en confluencia con otras fuerzas. Dados los antecedentes de ganar siempre que se apoya en la militancia telemática para salir airoso de las batallas internas, todo hace indicar que esta vez también lo conseguirá. Si es así, la alianza que este partido trabaje con IU Andalucía está ya condicionada por el nombre, algo de lo que siempre ha huido Antonio Maíllo, que siempre ha propuesto negociar primero los contenidos y luego el nombre del continente.

Teresa Rodríguez defendió en la reunión de Madrid libertad para elegir las siglas de las municipales, entendiéndose también las de las autonómicas. Rodríguez tiene registrada la marca Marea Andaluza, aunque ella ha negado siempre que sea con la que quiere concurrir a las autonómicas. La dirigente andaluza de Podemos basó su defensa en que en Andalucía ya hay nombres electorales consolidados en el ámbito municipal, como Ahora Sevilla y Ganemos Córdoba.

Rodríguez, alineada con los anticapitalistas en Podemos, vuelve a perder otra batalla de autonomía frente a Iglesias y debilita de alguna forma su liderazgo interno en Andalucía. La primera fue cuando tras Vistalegre II fue evidente que, pese a las promesas, la dirección nacional del partido no iba a ceder competencias a las estructuras regionales, como anunció y prometió Rodríguez como si ya estuviera hecho. Sigue sin haber un Podemos autónomo en esta comunidad para la elaboración de listas y llevar el control financiero. Ahora tampoco para negociar los nombres de la candidatura con la que se concurrirá a las autonómicas.

La decisión de Iglesias alimentará las razones del sector crítico de Maíllo en Andalucía, que días pasados pidió al coordinador regional que se pensara la confluencia con Podemos después de que este partido fuera a la baja en las encuestas. Unas críticas que reflejan la incertidumbre en las estructuras locales de IU, mucho más sólidas que las de Podemos en la Andalucía interior. Hay que recordar que IU cuenta con 50 alcaldías en este ámbito y cogobierna en otros 30 ayuntamientos. Podemos solo gobierna la capital de Cádiz, a la que su alcalde, José María González 'Kichi' tampoco se presentó con la marca Podemos, sino con la de Con Cádiz sí se puede.

Las dificultades para la confluencia de Podemos e IU en Andalucía añade más intriga al clima político en esta comunidad, ya claramente electoral. La otra rareza es Ciudadanos, que subido a la nube de las encuestas sigue con gestos de desaire al PSOE. Juan Marín no se mete en los líos de Teresa Rodríguez. Si su jefe Rivera dice que 'no' al modelo de financiación que todos los demás partidos andaluces defienden, pues el visir andaluz sigue las instrucciones al pie de la letra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos