Cambios en el guión

ANTONIO PAPELL

Bélgica es un país frágil, debilitado por los nacionalismos, que, sin embargo, han aprendido a forzar la máquina sin destruir el Estado, quizá porque la madurez intelectual se lo impide y porque son conscientes del alto coste que tendría para todos ellos la ruptura de los equilibrios. La presencia de Puigdemont en su territorio –sede de las principales instituciones europeas– era un incordio, pero la conllevancia con él y con las pretensiones españolas formaba parte del guión ambiguo, un tanto apátrida, que interpretan los belgas en pos de su identidad inexistente. En este clima, el prófugo catalán se sentía cómodo, arropado por su otra familia nacionalista llena de comprensión hacia sus imaginarias tribulaciones.

Pero Puigdemont ha pecado de exceso de confianza. De hecho, es muy probable que los promotores del ‘procés’ no fueran conscientes en ningún momento de la envergadura de su conspiración. Acostumbrados desde siempre a cierta marrullería en sus relaciones con el Estado y un tanto anonadados por la evidencia del lecho de corruptelas sobre el que se había desenvuelto la historia reciente de Cataluña, fueron empujando la bola de nieve del soberanismo, recién descubierto, hasta que el artefacto fue incontrolable, pendiente abajo, rumbo al precipicio.

Los independentistas fueron tensando la cuerda sin encontrar apenas resistencia (el Estado ha vivido pendiente durante años de la gran crisis económica). El referéndum ilegal –según la Constitución española– del 9-N de 2014, llamado eufemísticamente ‘proceso participativo’, no fue impedido por el Estado, que se mostraba muy remiso a utilizar los mecanismos constitucionales que permitían al Gobierno tomar el control de la autonomía catalana. Aquella extraña tolerancia envalentonó a los más osados y la victoria electoral del soberanismo dio alas a una nueva intentona de plebiscito, el del 1-O de 2017, que puso de manifiesto la impericia del Ejecutivo de la nación y que desembocó en una confusa declaración de independencia. Todo lo cual obligó, entonces sí, a aplicar el artículo 155 de la CE, al tiempo que los tribunales tomaban cartas en el asunto, ya que la desobediencia flagrante de la fuerza pública catalana y los excesos de los actores políticos y sociales en pro de la ruptura del Estado tenían indudable relevancia penal.

Lo que empezó pareciendo un forcejeo adolescente ha terminado con graves imputaciones por rebelión, sedición y malversación. Y Puigdemont, el jefe de la banda, que pretendía investirse con una aureola de héroe, está pudiendo comprobar que Europa le repudia sin contemplaciones. En Alemania, la ‘alta traición’, que es como se llama allí el golpismo contra el orden constitucional, se castiga hasta con la cadena perpetua. Debió haberlo previsto el prófugo. 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos