Cambio obligado

La rotonda

PEDRO LUIS GÓMEZ

Unas exigencias de seguridad que hay que cumplir sí o sí han determinado a la Agrupación de Cofradías a buscar un nuevo rediseño del recorrido oficial, pero que a su vez traerá incorporado una reordenación de las procesiones, que afectará no sólo al paso por unas y otras calles y a unas u otras horas, sino incluso a la forma que estamos acostumbrados a ver nuestros tronos en sus salidas semanasanteras y en su orden y hasta en su configuración.

El trabajo realizado ha sido magnífico. La Agrupación ha sabido evitar los cantos de sirena de proyectos que en su día llegaron a San Julián marcados por claros intereses personales y económicos y ha desarrollado un nuevo recorrido oficial con una comisión específica cuya obra final, sin duda, es imposible que contente a todos y que lógicamente también teje daños colaterales, pero estoy convencido de que algunos de estos últimos se solucionarán con el tiempo y la buena voluntad de todas las partes implicadas, que son muchas. La cerrazón no lleva a ningún sitio...

En tipografía hay un dicho que advierte de que cuando comienzas a trabajar con una máquina nueva, hasta que la misma no hace 'cataplán' (es difícil expresar con palabras lo que suele expresarse con gestos y mímica) no funcionará bien y te dará no sólo fallos, sino enormes y pronunciados dolores de cabeza. Algo parecido va a ocurrir también con el nuevo recorrido cuando se ponga en práctica por primera vez, que hasta que no se asiente de una vez por todas y adquiera una mecánica de habitualidad tendrá fallos y dará problemas, pero sin duda es un excepcional desarrollo, con muchas horas detrás, que te convence mucho más cuando lo ves que cuando te lo explican de palabra.

En el resultado final hay que destacar muchos puntos, pero sobre todo que no hay un afán mercantilista ni de molestar a nadie. Es cierto que somos unos cuantos los que hubiésemos preferido poner en marcha un nuevo recorrido oficial cuando se terminasen las eternas, aburridas e inclusos soeces obras del metro, por aquello de que cuando tienes 'levantado' tu salón, abstente de mover los muebles, pero tampoco hay que olvidar que este cambio viene obligado por unas medidas de seguridad que ahora mismo no es que sean deficitarias, es que prácticamente no existen.

A todo lo dicho hay que añadir que el hasta ahora recorrido oficial, que estéticamente es y será insuperable, es el mismo 'de toda la vida', y que han crecido las cofradías no solo en número sino también en las dimensiones de los cortejos. El centro de Málaga es lo que es. La recuperación, magnífica, que se ha realizado en los últimos 20 años, ha 'descubierto' nuevas calles, nuevas posibilidades de desarrollo que nos traerán nuevas escenas y emociones, aunque se perderán otras que tenemos en nuestras retinas y en nuestros corazones.

El nuevo recorrido es una realidad y sólo una sorpresa mayúscula podría evitar que se inaugure para 2019. Lo único que hay que procurar como sea es que no se abandone totalmente calle Carretería y su mágica tribuna 'de los pobres'. Llega una nueva Semana Santa. Disfrutémosla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos