Bullshit

Un barco cargado de vacas inundó Málaga de olor a establo

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

El día más caluroso del año llegó con olor a caca de la vaca. La gente doblaba la pierna hacia atrás y se miraba las suelas por si las moscas pero no. El consuelo de tontos me alivió al salir y comprobar que vale, mi casa olía mal, pero la tuya también. Los inscritos para votar en las primarias del PP lo hicieron pese al calor. En Málaga un ciudadano se aseó, salió a la calle, caminó hasta el lugar de las urnas y depositó su voto por García Margallo. Un solo voto, mucho más que Elio Cabanés: cero votos. Más del doble, pues el doble de cero no es cero y medio. Cero no tiene doble, Casado sí. Casado se parece a Rivera. Algún día García Margallo pasará por Málaga y sabrá que alguien apostó por él. Tal vez se detenga en las miradas. Ese camarero que le explica la diferencia entre un mitad doble y una nube, el taxista que le pregunta a dónde va, señor, la mujer que en el ascensor de un hotel le pregunta si usted no es el que era ministro. Elio Cabanés había pedido a Rajoy que se hiciera el harakiri, pero después se disculpó a la japonesa: se lo hizo él presentándose a las primarias. Elio Cabanés es concejal de Font de la Figuera, un pueblo de 2000 habitantes donde también nació el general republicano Vicente Rojo. Font de la Figuera pertenece a la comarca de La Costera, aunque está en el interior. Para ir a la playa lo más fácil es conducir una hora hasta Santa Pola, donde trabaja Rajoy, con quien se podría encontrar en el paseo marítimo y disculparse en directo. Rajoy quizá le preguntase cómo le fue en Málaga y Elio respondería casi como a Margallo.

Soraya Sáenz de Santamaría arrasó en una Málaga con olor a podrido. Helio, con hache, es un gas noble; pero metano, como indica su última sílaba, no. El metano es el hidrocarburo alcano más sencillo, como todo el mundo sabe. CH 4. En los coches de la limpia Suiza aparece CH y caben cuatro pasajeros y el conductor. Suiza está llena de blancas vacas que se ponen moradas en los verdes campos. El metano que produce una vaca contamina más que un coche suizo. En el puerto de Málaga atracó un barco cargado de vacas y las autoridades portuarias buscaron el muelle más lejano previendo el mal olor. El viento nos trajo el aroma a campo, con sus flores, sus pájaros cantando y sus establos. Las vacas también consumen mucha agua. Se arrasan verdes praderas de cultivo para hamburguesas o shawarmas. El barco de las vacas ha salido de Málaga hacia Estambul. La carne procesada tal vez nos llegue de vuelta. No comemos bien y muchos niños protestan a la hora de correr, según el médico Gómez Huelgas. Sáenz de Santamaría ha corrido durante la campaña. Si el rascacielos del puerto estuviese terminado, en las carísimas suites de las últimas plantas habría olido a caca de la vaca. Tanto dinero y tanta polémica para eso. Bullshit.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos