El bromista

En diagonal

ROSA BELMONTE

A Cioran lo nombraron en una universidad americana junto a Hegel, Schopenhauer y Bergson. Cuando empezó su intervención dijo que él no era más que un bromista. La broma de Cioran escondía una tragedia. Puigdemont no es Cioran (sólo se acerca por estar casado con una rumana). Pero la broma y el ridículo del independentismo es trágico. Por mucho que tenga componentes chuscos. Convoco, retraso, desconvoco, declaro que no hago nada, lo dejo en manos del Parlament... Cómo no iba a decir la vicepresidenta en el Senado que hay que rescatar a Cataluña. Sólo faltaba Álvaro de Marichalar siendo llevado por los mossos al palacio de la Generalitat (ese que parece el decorado de 'La venganza de don Mendo'). Hace unos años, Pinito del Oro dijo en un Telediario que no sabía si el circo había perdido categoría o era el público el que la había perdido y ya no sabía apreciarlo. Sí que sabemos. Aunque tengamos que seguirlo fuera de las carpas. Ahí estamos.

Fotos

Vídeos