Botifler

Por ahora

JOAQUÍN L. RAMÍREZ

Otoño es una estación ciertamente suave en nuestras latitudes. Más allá de la consabida caída de la hoja y la llegada de las lluvias -ya nos gustaría en estos días-, esta estación no suele distinguirse por una notable disminución de las temperaturas ni, en suma, por demasiados vaivenes meteorológicos. Así que en la quietud climática de unos tiempos secos, con algunas dosis calurosas y veraniegas de recuerdo, sólo cabe preguntarse si es verdad que no habrá invierno o si nevará mucho en los Pirineos. Lo cierto es que muchos quieren que haya precipitaciones generalizadas a partir de ya.

-Pero nunca es bueno precipitarse, por eso no me gustan los plazos y más los que no impongo yo, fruto de la realidad política y la lógica. No quieren dialogar, no saben qué es la democracia. Democracia es votar «i ja s´ha votat. D´aquesta manera, civilitzadament i amb cordialitat, podríamos hablar de una desconnexió pactada i amigable». No hay forma. Y es que hay preguntas y preguntas, la del requerimiento del Consejo de Ministros que se me ha hecho llegar no es tan fácil de resolver como aparenta. ¿Declaró o no declaró...? -Eso digo yo, ¿lo hice, lo di por hecho o realmente no declaré nada?, « i, si això», ¿qué cosa suspendí o propuse suspender?-.

-President, no se preocupe, lo estudiamos a fondo en el gabinet y damos una respuesta. Pero, eso sí, primero tiene que decirnos qué quiere hacer.-

-Yo quiero hacer la independencia («jo vull ferla ja»), ¿no os lo dije ya hace días?, pero si no va a ser y nos vamos a meter en un «embolic» peor... No sé qué decirte. ¿Y si enviamos copia oficial de mi discurso del Parlament, les sentará mal, les enfadará? El president Rajoy no suele enojarse, o no se deja llevar por ello. Pero ¿y si me deponen, y si me detienen? No sé qué decirle a Rajoy, estas «cosetes» no van bien. Junqueras no me muestra confianza «últimament» y la CUP ya no se corta en llamarme traidor. El objetivo ha de ser alargar esta fase para cogerles por sorpresa y ponerles por fin en un brete del que no puedan salir. Pero no es fácil aplacarles sin hacer apostasía, y todo es posible, pero a algunos, «aquí a Catalunya», les parecería mal, aunque al jefe no-.

-Va a ser un fin de 'setmana' largo. «Nosaltres som intel&bullligents», no lo vamos a poner fácil, no debemos. Tenemos «un important compromis i no podem fallar a la gent autènticament catalana». La respuesta ha de ser digna, cohesionadora y tan clara como se pueda para los nuestros como equívoca e interpretable para «els botiflers». Démosles una salida mientras seguimos nuestra irrenunciable ruta. ¿Podemos conseguirlo? El 'president' gallego se muestra sereno, amable y, sin embargo, parece determinado a cumplir con su amenaza de poner en marcha más artículos de la Constitución. Yo le ofrezco un diálogo sin condiciones, pero partiendo del «reconoeixement de la realitad»: la relación entre «Espanya i Catalunya» no funciona y hay una mayoría de catalanes que quieren la independencia. De eso hemos de hablar y podemos hacerlo con mediadores. Y dice que no, que no quiere mediadores, que no los admite y que sólo dialoga dentro de la legalidad española. «Això no és democracia»-.

-Cataluña aún no está preparada por completo para la independencia, dice Artur, ¿qué pretende, alargar el prusés, dar argumentos a los españoles o que sigan aquí «les forces d´ocupació indefinidament»? Cataluña es una nación oprimida, un miembro de la Unión Europea por derecho propio del que no se puede prescindir, un país que pasará a convertirse en uno de los más importantes y ricos de Europa y del mundo en cuanto se constituya como república independiente. Se han ido 540 empresas, pero por presiones del gobierno de Madrid. Es cierto que nadie de fuera (nadie) quiere admitir la verdad, pero es por culpa de los medios de comunicación, manipulan la realidad y mienten siempre. «Nosaltres som y serem». Ésta respuesta me gustaría dar, lástima no tener músculo, ni argumentos, ni apoyos, ni arrestos para ello-.

En otoño a veces llueve hasta en España. Este año no y esa borrasca que se acerca es engañosa, va a pasar de largo y apenas dejará algunas gotas. Pero cae la hoja y el horizonte se ha tornado algo rojizo, es bello. Al final, siempre acaba por llover, lo dicen las cabañuelas y lo cuenta la historia: la sequía es cíclica y no se puede evitar, hay que conllevarla. Este otoño también pasará.

Fotos

Vídeos