REPASO SEMANAL

Los Baños del Carmen y el cuento del lobo

Nada de lo que se anuncia para recuperar esta playa resulta ya creíble después de tantos años de promesas incumplidas

Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

Cuesta trabajo creer, como aquel pastorcillo mentiroso, algún anuncio sobre los Baños del Carmen. Son muchos años ya para que se mantenga triunfante la visión escéptica sobre los mismos. Se ha dicho de todo y no se ha hecho nunca nada. Se han puesto espigones, se han quitado, después se han sumergido, se han vuelto a emerger... Se han planteado cantidad de proyectos. Algunos bastante buenos. Se me viene a la memoria uno presentado por los antiguos propietarios de la concesión en el año 2013, entre los que se encontraba el tristemente desaparecido Paco Vera, que diseñó el arquitecto y urbanista malagueño Salvador Moreno Peralta. Estaba realmente bien, pues respetaba el pedregal, hacía un bonito jardín con un gran mirador, conectaba de una manera muy interesante los dos paseos marítimos y respetaba los astilleros Nereo. Venía acompañado, eso sí, por un aparcamiento subterráneo y un hotel adyacente en los terrenos que hay junto a la gasolinera. Seguramente se hubiera encontrado con la postura contraria de los defensores acérrimos del paisajismo, pues obviamente ese hotel molestaría la visión de los que viven justo detrás, y los que no quieren bajo ningún concepto modificar los planes urbanísticos, ya que ese establecimiento planteado con 120 habitaciones no tiene cabida con el actual planeamiento urbanístico. Pero eso va de suyo. Siempre hay gente que protesta por todo. Pero la verdad es que merecía la pena, porque además de recuperar los Baños del Carmen dotaba a la zona de un aparcamiento y un hotel de cuatro estrellas, actuaciones muy necesarias porque en la zona no hay instalaciones de este tipo. Una pena. También se habló posteriormente de hacer una escuela de vela pública, de la que nunca más se supo. Ahora el gran problema parece que es tener una playa de chinos en vez de arena para contentar a los ecologistas. Es imprescindible para mantener los fondos marinos. O sea, que se va a hacer honor al nombre de la zona y se va a convertir en un auténtico pedregal. Lo cierto de todo esto es que posiblemente el proyecto de los Baños del Carmen esté sobrevalorado, porque no deja de ser una actuación sobre menos de un kilómetro de la franja litoral en la que hay instalado un chiringuito grande. La nostalgia ha jugado en este asunto un papel determinante, ya que se recuerdan esos primeros baños en la playa cuando no había prácticamente otra zona donde hacerlo. A veces se olvida que en la capital había muy pocas playas de arena. La Malagueta no existía, en la zona oeste estaba la Misericordia con un tamaño muy inferior al que se conoce ahora. En la zona de Pedregalejo los chiringuitos históricos como el Morata pegaban literalmente con el agua. Pero la situación actual es muy diferente. A una gran mayoría de ciudadanos malagueños les sonará a chino, no de los que hay que echar ahora en la playa, la pujanza de aquellos Baños del Carmen, porque no lo han conocido. Málaga cuenta ya con playa desde El Palo hasta Sacaba. Los Baños del Carmen hay que verlos como un pequeño lunar, que no debería dar mayor problema hacerlo desaparecer. Y eso es lo trágico, que una actuación tan pequeña genere una desconfianza tan grande, pese a que alguna vez tendrá que ser verdad para que se acabe el cuento...

Los Baños del Carmen, en la actualidad.
Los Baños del Carmen, en la actualidad.

Educación. Los cambios se notan en Selectividad

Está claro que en materia educativa cada vez que se producen cambios o incertidumbres al final afectan en el rendimiento escolar. La zozobra que tenían numerosos estudiantes de 2.º de Bachillerato porque no sabían exactamente cómo iba a ser el examen de ingreso a la universidad estaba justificada. Ahí están los datos, que han sido los peores en muchos años. Ha suspendido el doble de aspirantes que el año pasado, pues se ha pasado de un 96% de aprobados a un 92%. La mejor en esta ocasión ha sido Marina Estrada, una alumna de la Presentación a la que hay que felicitar desde estas líneas. Es especialmente llamativa la ‘catástrofe’ que se ha producido en Historia de España, donde el 45,8% de los estudiantes han suspendido, nada menos que el doble que el año pasado. Algo ha fallado en esta asignatura, por lo que los profesores que han formulado el examen y los que dan clases todo el año a los alumnos tienen que hacer una profunda reflexión para analizar qué es lo que ha podido fallar para que se produzca un estrépito. Esperemos que en el futuro no se repita lo ocurrido este año. Bastante tienen estos alumnos con el estrés que sufren porque se juegan su futuro para que además se añada más incertidumbre desde una Administración que merece un merecido suspenso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos