Bajo el manto de la Virgen del Carmen

FRANCISCO MOYANO

PARECE que fue hace unos días, pero han transcurrido cinco años desde que el 31 de mayo de 2012, festividad de la Visitación de la Bienaventurada Virgen María, un decreto del obispo de la Diócesis de Málaga, Jesús Catalá Ibáñez, proclamó a la Virgen del Carmen Patrona de Marbella. En este documento se destacaba que se respondía «al sentir unánime de los vecinos de Marbella» y «un deseo general de todos los fieles de la ciudad». Sería el 16 de julio de dos mil doce cuando se oficializó la proclamación en un solemne acto presidido por el obispo y con el arcipreste de Marbella y Estepona y párroco de Ntra. Sra. de la Encarnación, José López Solórzano. Hubo extraordinaria concurrencia de sacerdotes en un templo realmente abarrotado de fieles devotos de la Estrella del Mar. Se culminaba así un largo recorrido de al menos cuatro años, que hacía realidad lo que venía siendo una demanda desde mucho tiempo atrás. Existió unanimidad en la petición al obispado por parte de todas las hermandades de Pasión y Gloria del término municipal, así como asociaciones de vecinos y el apoyo explícito del Ayuntamiento. Coincidiendo con esta fecha, el puerto deportivo del Club Náutico pasó a denominarse 'Virgen del Carmen'. Se produjo la renovación de la Junta de Gobierno de la hermandad, tomando el relevo como hermano mayor Carlos Carrillo, para continuar la fructífera labor de Manuel Haro y sus colaboradores. Como en cualquier empresa de carácter humano, a veces, entre las frecuentes luces, surge alguna sombra y, de esta forma, hace un par de años, un vertido de aguas en la casa de hermandad, debido a una avería en la comunidad de propietarios, deterioró gravemente el manto histórico de la Virgen; un enser que había sobrevivido los graves sucesos de los tiempos de la República, junto con la cabeza y manos de la Virgen y el Niño Jesús. Según datos que constan en la hermandad, el origen de este manto podía remontarse al siglo XVIII y bordado en tisú de plata. Tras la Guerra Civil, en los años cuarenta se procedió a un nuevo manto, incorporando los bordados del anterior, y con la utilización de tisú de oro. En los cincuenta se llevó a cabo un tercer manto, aglutinador de los dos anteriores, gracias a la iniciativa del armador Antonio Ruiz Muiño, en el que, debido a la carestía, se prescindió del tisú y se utilizó como soporte del bordado raso blanco. Este manto llegaría hasta el momento de la mencionada inundación. Tras comprobar los graves daños sufridos, la hermandad tomó como tarea prioritaria la consecución de un nuevo manto y, por fin, este año procesionará con la nueva pieza. Para los devotos y devotas de la Virgen del Carmen cada dieciséis de julio es día de fiesta pero este año también lo refleja así el calendario, al caer en domingo. El día se iniciará a las seis y media con el Rosario de la Aurora, desde la iglesia de la Encarnación hasta la playa del Cable, donde, a las ocho de la mañana, se oficiará la Santa Misa, seguida de una ofrenda floral y la degustación de churros y chocolate. A las seis de la tarde comenzará la procesión, desde la casa hermandad hasta el puerto pesquero, donde embarcará para trasladarse a Puerto Banús y regresar hasta el Puerto Deportivo Virgen del Carmen para iniciar la procesión terrestre hasta el templo parroquial de la Encarnación. Previamente, en el mar, se hará una ofrenda a todos los marineros desaparecidos. Seguramente en el recuerdo estarán presentes también los cientos de seres humanos que, en las últimas décadas, han dejado sus vidas en el Mediterráneo cuando se disponían a cruzarlo en busca de un supuesto paraíso llamado Europa. El director espiritual de la hermandad, José López Solórzano, asegura que «la Virgen del Carmen llora sobre ese mar, que se va convirtiendo en un doloroso cementerio, donde reposan los que han intentado tener un futuro mejor para sus familias». Considerar esta tragedia humana como una rutina que se tiñe de indiferencia deja al descubierto las vergüenzas de Europa y de sus gobernantes. Se trata de decisiones políticas, aunque para los creyentes, algo puede hacer la Virgen del Carmen y así se lo demandan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos