Azurro

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Aún no está del todo claro si los del PP viven sus primeras primarias como niños con zapatos nuevos o como mayores cuando recuerdan 'El exorcista'. Tanta incertidumbre a tres días de la votación está matando de los nervios a más de uno. Las caras el pasado domingo de la primera fila de cargos sentados junto a Soraya Sáenz de Santamaría en un acto en Almería reflejaban este desasosiego, según la foto que algunos colgaron en la red. La de Javier Arenas era de resignación, pero allí estaba. Pensará que algo así nunca iba a sucederle en su larga vida política. La provincia que le rindió honores y le tuvo de candidato cunero como si fuera un honor le ha dado la espalda para abrazar a su enemiga íntima, Dolores de Cospedal. Hay desamores que matan. Juanma Moreno no parecía resignarse y ha decidido darlo todo por la ex vice. En Lora del Río no estaba Soraya, pero fue el lugar elegido por Moreno ayer para desvelar su secreto a voces, que votará a la política a la que nunca le pillan con el pie cambiado cuando baila. Méndez de Vigo, coreógrafo y vocalista ocasional, fue testigo de ello en Melilla, con la canción 'Azurro' como sintonía electoral. No es mala idea que si gana Soraya cambie la música cansina del PP por la canción de Adriano Celentano. Significa azul, el color corporativo del partido, y habla del tren de los deseos.

Es el tren al que se ha subido Moreno. El del deseo de que gane Soraya Sáenz de Santamaría, quien en una entrevista advirtió de que nadie le llame un sábado por la tarde, que los dedica a conciliar con la familia y con su hijo de seis años. Ella, que renunció al permiso de maternidad para pilotar el traspaso de poderes en La Moncloa en 2011. El poder tira mucho y cambia el prisma de las cosas. Y como ella ahora no lo tiene... Que se lo digan si no a Pedro Sánchez, quien con gafas o sin gafas de sol parece obnubilado y no ve lo que hay que ver, que a Pablo Iglesias le gustan los telediarios a rabiar y que por eso en RTVE las periodistas seguirán de negro.

Curioso que Moreno argumente su voto a Soraya como Susana Díaz hizo cuando se presentó a las primarias contra Sánchez, que es hora de que una mujer pilote uno de los grandes partidos. Estoy de acuerdo. Como lo estaba a favor de Clinton cuando esta peleaba contra Trump. Habrá que ver si en el PP no se cumple la maldición de que las favoritas pierden, sobre todo cuando más respaldadas por los poderes fácticos y orgánicos vayan. Sería estupendo que la final del PP se jugara entre dos mujeres. Lo siento por Casado. Sería bueno que el partido conservador diera la campanada de la verdadera renovación en política y se alejara de la moda de la efebocracia. No es por nada: Señores del PP, comparen los currículum de ellas y el de él. Un abismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos