DE APARIENCIAS Y ENGAÑOS

LAS COSAS DE CAÑETE

Se dan razones para demostrar que las derrotas ahora son admisibles, pero si se repitieran las victorias se presumiría del equipo y se juzgaría como verdadera su potencia

PACO CAÑETE

Apariencias y engaños. Hablamos de la pretemporada en el fútbol. Los aficionados del mundo coinciden en sus apreciaciones de los primeros partidos. Y todos, absolutamente todos, pretenden, desean y quieren ganar. ¿Que llegan las derrotas? La respuesta justificadora es similar en cualquier rincón de la tierra. Se exponen razones para demostrar que son admisibles. Se alega que perder es lo de menos, carente de importancia. A continuación el argumento se repite en cada estío. Lo que importa es la preparación, el rodaje, aparte de que el entrenador alinea a mucha gente joven. Vamos a la otra cara de la moneda, cuando tu equipo repite victorias. En este caso se presume, se juzga como verdadera, la potencia de tu equipo. Los elogios se multiplican para los debutantes y con pasmosa facilidad las afirmaciones apuntan que el conjunto actual es mucho mejor que el anterior. Es la canción de cada verano. En medio de los dirigentes que fichan y los aficionados que opinan, queda el entrenador, el que realmente valora. A los técnicos en esta situación no hay que medirlos por lo que dicen, sino por su talante, por su disposición de ánimos. Apariencias y engaños de cada pretemporada. De cualquier manera, aunque se exagera, vale más contar el número de partidos que se han ganado.

Amistoso de despedida en tierra alemana. El Borussia Moenchengladbach fue el adversario. Al final, otra derrota que hay que analizar. Los marcadores en etapas veraniegas son aleatorios, no se pueden predecir porque lo que realmente interesa es alcanzar una buena preparación física y técnica. Se puede señalar que cinco derrotas en otros tantos encuentros son demasiadas. Es posible. Los números definen. Se han encajado nueve goles por sólo dosmarcados. Ante el G'ladbach -que tampoco conocía la victoria hasta el sábado- tanto Míchel como los aficionados sacarían argumentos. En esa ocasión alineó durante 64 minutos un once que se presume más o menos titular para la Liga.

Aunque de nada vale el mirar hacia atrás, hay que recordar que se han marchado Kameni, Camacho, Pablo y Sandro. Cuatro titulares indiscutibles, de la llamada columna vertebral del equipo. Por lo que hemos visto de los que han llegado en calidad de 'refuerzos', el meta Roberto ha dado sensación de seguridad. Tiene sitio en el portal. En la defensa se ha incorporado Baysse, con oficio, clase y veteranía. De entrada parece que aporta la regularidad que le faltaba a Llorente. Borja Bastón, otro de los recién fichados, es delantero centro en el auténtico sentido de la demarcación. Las comparaciones ya saben como son. En este caso, Borja no se parece ni por asomo a Sandro. De cualquier manera, el fichaje del ex del Eibar me parece acertado. Si no le llega el balón, poco puede definir. En los partidos que ha jugado parecía 'el llanero solitario', por más voluntad y garra que le echo.

No sé por qué, puesto que en la Liga anterior fue suplente en muchas jornadas y, cuando iba cogiendo el sitio, sufrió una grave lesión. Kuzmanovic, como hace un año, tiene buena técnica, asegura el desplazamiento de la pelota, pero se desenvuelve con lentitud. Por lo que el contrario se le anticipa en numerosas ocasiones. El sábado, desde la zona ancha del terreno, los elementos del equipo alemán proyectaron una serie de balones en profundidad, con diagonales que cogian las espaldas a los zagueros. Y de los laterales, ¿qué les puedo decir? Se ha contratado a Juan Carlos que se desenvuelve bien como extremo, rápido, con toque y buen disparo. De ahí a catalogarle de defensa... De Keko puedo escribir que está actuando más o menos como en la pasada Liga, en la que estuvo por debajo de las expectativas. Recio se multiplicó. Puso toda la voluntad del mundo, pero el equipo en medio campo ni cerro ni proyectó hacia arriba. Otro detalle negativo: Chory Castro. En nada se parece al de su etapa inicial en el Málaga. De los jóvenes del filial y del Malagueño, prefiero no opinar; están en periodo de formación. No se les puede cargar de responsabilidad. Han ofrecido detalles. Conclusión: Vamos a ver a Cecchini... Y a los que lleguen, porque en el Málaga actual ni estan todos los que son, ni son todos... Me encantaría conocer la opinión de Michel, que acabó triunfando la temporada pasada, y ahora se prepara para la Liga.

Fotos

Vídeos