Amélie en la CUP

ROSA BELMONTE

Llevamos años escuchando esa mandanga de la revolución de las sonrisas (caracterizaba, decían, el proceso soberanista catalán). Anna Gabriel es la Marianne y la Amélie del movimiento. Dos fotos del miércoles lo demuestran. En una se la veía muy sonriente, con su perfil de Bruja del Oeste y los brazos en jarras, mientras observaba a los policías en la puerta de la sede. Como Kevin Costner en 'Campo de sueños' (si lo construyes, ellos vendrán). Ya lo dijo Mikel Iturriaga ante la imagen: «Cuando llevabas años esperando la Play y por fin te la regalan». En otra foto, y con la camiseta del día («No pasarán») estaba junto a otras diputadas de la CUP en la puerta de la formación. Todavía se reía más. Anna Gabriel, que nunca ha celebrado la Navidad, parecía que se iba poner a bailar 'Sarandonga'. La imagen de la felicidad era Gene Kelly bailando bajo la lluvia, era Julie Andrews cantando en la montaña. Ahora es Anna Gabriel riéndose de todos.

Fotos

Vídeos