Amélie en la CUP

ROSA BELMONTE

Llevamos años escuchando esa mandanga de la revolución de las sonrisas (caracterizaba, decían, el proceso soberanista catalán). Anna Gabriel es la Marianne y la Amélie del movimiento. Dos fotos del miércoles lo demuestran. En una se la veía muy sonriente, con su perfil de Bruja del Oeste y los brazos en jarras, mientras observaba a los policías en la puerta de la sede. Como Kevin Costner en 'Campo de sueños' (si lo construyes, ellos vendrán). Ya lo dijo Mikel Iturriaga ante la imagen: «Cuando llevabas años esperando la Play y por fin te la regalan». En otra foto, y con la camiseta del día («No pasarán») estaba junto a otras diputadas de la CUP en la puerta de la formación. Todavía se reía más. Anna Gabriel, que nunca ha celebrado la Navidad, parecía que se iba poner a bailar 'Sarandonga'. La imagen de la felicidad era Gene Kelly bailando bajo la lluvia, era Julie Andrews cantando en la montaña. Ahora es Anna Gabriel riéndose de todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos