Diario Sur

la rotonda

Los 'Microsupuestos'

Este año Málaga va a estrenar una nueva modalidad de Presupuestos Generales del Estado: los ‘Microsupuestos’. Como todo lo que antepone el prefijo micro, no puede deparar nada bueno. Salvo quizás por el microscopio, que es lo que hacía falta ayer para leer las principales partidas de las cuentas estatales para la provincia. Tuve que avisar a un compañero, porque me salían tan pocos ceros por detrás de cada capítulo que estaba seguro de que me equivocaba. Las mates nunca fueron mi fuerte. Pero no, la leyenda en las páginas era clara: «Cifras en miles de euros». ¡Pero si no hace tanto contábamos en millones! A menos que la moneda única hoy valga mucho más que ayer, no me cuadran los números.

La realidad es que estas son las cuentas estatales más bajas desde que comenzó el siglo XXI. No hay dinero para prácticamente nada, y para lo que hay, pues tampoco. Me explico: las cuentas del Gobierno contemplan 350.000 euros para llevar el tren a Marbella, que debería ser una prioridad nacional, dado que es una de las zonas turísticas más productivas, y por productivo digo que recauda más impuestos, que es de lo que va esto. 350.000 euros para una infraestructura que podría costar fácilmente del orden de 3.500 millones. Ahí sí que salen ceros en el porcentaje, un montón, pero por delante de los decimales de la parte que toca. Las micropartidas siguen: medio millón (dicho así parece más, oye) para la remodelación del enlace de la A-7 en Fuengirola; menos de eso para la peligrosa de Benalmádena-Arroyo de la Miel. El mismo chocolate del loro para la línea de mercancías Bobadilla-Algeciras; para la remodelación de la playa de los Baños del Carmen –que en realidad no se podrán gastar porque hay que hacer un nuevo estudio de impacto ambiental– y para construir la Biblioteca Pública del Estado en San Agustín. Paradójicamente, sí hay dinero, a manta, para la apertura prevista este año de la cárcel de Archidona, que es la partida provincializada más importante que va a recibir la provincia. Como símbolo no tiene desperdicio.

En realidad, mejor habría sido que el Ejecutivo del PP, que no tiene intención de gastar prácticamente nada en Málaga ni la Costa del Sol a lo largo de este año, se hubiera dedicado a pintar ceros en lugar de cuantías ridículas. Más que nada para no llamarnos a engaño ni perder el tiempo.

Ahora comprendo cómo se han debido sentir históricamente en Cuenca, con la salvedad de que allí no echan de menos tiempos mejores.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate