Diario Sur

PATIO DE BUTACAS

DE FRACASO EN FRACASO

La otra noche pusieron 'Mi tío Jacinto'. Y fue imposible pasar de La 2. Con el melancólico Antonio Vico haciendo de fracasado torero y al que solo le queda su dignidad y su sobrino -Pablito Calvo- al que tiene que mantener. Aunque a veces sea al revés. Un relato que hoy sorprende por su retrato de la miseria en plena dictadura con ese intento de neorrealismo pasado por el filtro de la picaresca y el triste blanco y negro de posguerra. Fascinante cinta que dirigió, paradójicamente, el húngaro Ladislao Vajda, nuestro particular Fritz Lang tras la diáspora que supuso el nazismo en Centroeuropa. Por exigencias del guión, la escena final de Jacinto toreando requería lluvia, por lo que el equipo se trasladó a la plaza de La Malagueta para que los actores no se congelaran en el invierno madrileño. Una escena demoledora y dolorosa que está entre lo mejor que se ha rodado en nuestra provincia. Lo que es mucho decir a la vista del escaso premio que Málaga ha tenido en el cine.

Después de más de un siglo de rodajes, todavía nos falta una película por la que se nos recuerde en el celuloide. Y eso que aquí han rodado los más grandes. Brigitte Bardot, Maureen O'Hara, Frank Sinatra, Jean-Paul Belmondo, Anthony Quinn, Boris Karloff, Alain Delon, Claudia Cardinale, Raquel Welch, Kirk Douglas, Jack Nicholson, Robert de Niro o el 'star system' hispano encabezado por Sara Montiel y Fernando Fernán-Gómez. Y no solo actores, sino también cineastas con algún que otro Oscar o Goya. John Huston, Michelanguelo Antonioni, Robert Rossen, Carol Reed, Jean Negulesco, Claude Chabrol, Orson Welles, Robert Vadim, Richard Lester, Ken Loach, Edgar Neville, Juan Antonio Bardem o Vicente Aranda. Todos ellos filmaron títulos con más o menos fortuna, pero ninguno nos dejó 'su' película.

Y es que en nuestra pasado de película predomina el fracaso. Y el caso paradigmático es 'Esencia de misterio', una lujosa superproducción de 1960 llamada a revolucionar el cine. Fue el primer filme con olores. Y el último. Efectivamente pasó a la historia del cine, pero en el capítulo de grandes y pestilentes descalabros. Por fortuna, todavía queda mucho cine por hacer. Y Ridley Scott se quiere sumar al reparto del cine en Málaga. Ojalá su cinta 'The Cartel' nos cambie el guión.