FUERA DE JUEGO

COMPÁS DE ESPERA

La actualidad del Málaga pasa por un compás de espera que augura tiempos mejores en lo deportivo y no prevé novedades en lo institucional más allá de saber si el jeque Abdullah Al-Thani buscará sustituto de Carlos Pérez, que dejó su cargo de asesor por la coordinación de la oficina de LaLiga en Nueva York. La calma llegó en parte al equipo, pese a no sumar un triunfo en Villarreal, tras mostrar una excelente imagen en un campo exigente y verse muy perjudicado por dos errores clamorosos de un mal Bikandi Garrido, aunque los jugadores saben que esta reacción deberá confirmarse, al menos, con la continuidad en el juego y un triunfo el lunes en casa, ante Las Palmas.

El compás de espera afecta a toda la parcela deportiva. La expectativas continúan siendo positivas, pero es imprescindible seguir sumando puntos para afianzarse en la zona media. Y esta 'tranquilidad' también llega de lleno al apartado institucional. El presidente se ha quedado sin hombres de confianza en el club, aunque sigue estando arropado y apoyado por los empleados. Pero ya no cuenta con ningún asesor directo más allá de Francesc Arnau o los responsables de otros departamentos del Málaga. El jeque deberá decidir si mantiene esta situación o se rodea de alguna otra persona más cercana a él.

El club tiene asuntos pendientes fuera del ámbito deportivo que necesitan más dedicación. La Academia parece otra vez estancada en la parcela administrativa (estaba previsto que quedara todo listo el mes que viene), mientras que la sociedad de Martiricos deberá afinar en la gestión económica para no verse relegada a peores posiciones en el 'ranking' de Primera la próxima temporada. El tiempo es oro y el compás de espera debe pasar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate