Diario Sur

FUERA DE JUEGO

UN JEQUE DESCONFIADO

Abdullah Al-Thani no sabe elegir a sus hombres de confianza y al final no funcionan o estos le duran muy poco porque siempre quiere escuchar una respuesta afirmativa de ellos, y no siempre ocurre. Pese a que lleva seis años en el Málaga, esta lista es ya demasiado extensa. Fueron Adullah Ghubn (junto a José Carlos Pérez), Moayad Shatat, Belén Álvarez, Pedro González Segura, Carlos Pérez y Carlos López, del que prescindió ayer. También se podría incluir a Vicente Casado, director general una etapa.

Al margen del concepto interno de cada uno y una, el jeque confió plenamente en ellos y en ella en algún momento, aunque en el caso de Belén Álvarez fuese muy breve. Denunció a los dos primeros y los acusó de delitos muy graves, pero la querella fue archivada (el jeque la tiene recurrida). Tras la dimisión de Shatat, se quedó sólo con Casado, pero este no se convirtió en un claro hombre de confianza, y acabó destituyéndolo.

Luego se apoyó en Carlos López, que dirigía la seguridad del equipo y después también fue nombrado delegado. Y también apareció Álvarez, a quien firmó un contrato temporal para representar al club. Y finalmente fue Carlos Pérez el que se convirtió en la persona más cercana al jeque, pero este se marchó pronto tras una propuesta de LaLiga para su oficina en Nueva York.

Y la última novedad llegó ayer mismo con la marcha de Carlos López, que hubo momentos en los que estuvo al frente del club, al que representaba muchas veces. ¿Por qué tantos cambios? Unos se van y otros son despedidos... Ahora está casi solo, sin delegado, sin director general, sin un hombre de confianza claro, con nuevo entrenador, con resultados negativos...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate