Diario Sur

A BOCAJARRO

A titular diario

La lista de gestores, asesores, advenedizos y aduladores destituidos o que dimitieron en la 'era Al-Thani' (apenas seis años) empieza a ser casi tan larga como la de los Reyes Godos. La que se exigía estudiar de memoria a una generación anterior a la de un servidor. A bote pronto, se me vienen a la mente los nombres de Yasmin Al-Sahoud, Fernando Sanz, Abdullah Ghubn, José Carlos Pérez (fallecido en el cargo), Fernando Hierro, Moayad Shatat, Vicente Casado, 'Beli' Álvarez... Es casi tan extensa como la convocatoria para el choque de esta tarde. El último en salir es Carlos Pérez, 'Coki', aunque hablar de vacío de poder a su marcha es mucho decir. Ya lo había en un club que lleva años sobreviviendo de su solidez deportiva, que cada vez es menor. Preocupa la falta de un discurso coherente en la gestión, la ausencia de un interlocutor claro para comunicar, el escaso conocimiento de fútbol del jeque y el previsible apocalipsis cuando las cosas vayan rematadamente mal en el césped.

En un club donde cada día hay asegurados varios titulares, lo más reciente ha sido la salida por iniciativa propia del entrenador cuando el equipo era duodécimo, la contratación de un sustituto que apenas entraba en ninguna quiniela, el fichaje de un jugador cerca de la retirada en quien ni la afición confía y el apuntalamiento de la zaga con hasta seis centrales. A día de hoy empieza a desinflarse la ilusión en un atisbo de reacción con Romero. Este Málaga, tras empezar perdiendo en trece de las dieciocho jornadas, lleva cuatro derrotas seguidas y siete partidos sin ganar (entre Liga y Copa), pero el margen sobre el descenso es de al menos tres jornadas de calma, porque el Sporting , que marca ahora el corte, podría acabar la primera vuelta con ¡doce puntos! Eso sí que es un titular...