Diario Sur

OJO DE HALCÓN

GRACIAS, 'WELI'

No sé si lo cumplirás. «Ya sabes que yo siempre vuelvo. Y esta vez volveré». Te habías levantado esa mañana en Barcelona y habías leído en el 'Secreto de sumario' que afrontabas tu último intento, que la opción de firmar tu baja estaba sobre la mesa para ayudar al club. Costó escribirlo, no te creas, pero ya no quedaba más remedio. Se había extendido por todo el vestuario todo lo que ocurría en torno a ti. Y tú, como siempre, lo entendiste. En casi 30 años de profesión he encontrado a muy pocos futbolistas que hayan optado tan poco por el reproche (y creo que esto lo pueden suscribir todos los periodistas de Málaga). Y si se produjo, fue siempre por defender al equipo, nunca a ti.

Porque escribir de Weligton es fácil. Ha dado tanto por el Málaga -dentro del vestuario, muchísimo más incluso que en el campo- como por sus lecciones. Los numerosos niños que han escuchado cómo fue su vida, su nada fácil infancia y su enorme esfuerzo para cumplir su sueño, han asumido que con humildad y trabajo se puede ir a todas partes. Por eso, como siempre presumiste, «todos los años me traen a un central y al final siempre acabo jugando». Y en numerosas ocasiones, más de lo que el aficionado pueda imaginar, infiltrado y al borde del dolor. Pero sólo así podías dar ejemplo para luego ejercer de principal líder en el grupo.

Desde Muñiz, que pronto entendió que competías mucho mejor de lo que te entrenabas (eso es lo bueno, y no al revés), a Juande, que se ha marchado admirándote por tu incuestionable apoyo en los momentos delicados, no creo que haya un entrenador que dude de tu malaguismo y de tu profesionalidad. Tuviste ofertas para marcharte (y ofertas de verdad, no de esas de Internet) y siempre antepusiste tu lealtad al club. Pusiste en valor tu filosofía de vida: es preferible dar un paso atrás (en tu caso, venir a un club de Segunda) para dar dos hacia adelante.

«Contigo iría a la guerra», proclamó Charles en las redes sociales el lunes. Desde luego, heridas de guerra no te han faltado en estos casi nueve años y medio. No sé si volverás o no (de ti se puede esperar todo), pero en este «momento jodido» (como tú dices), que quede muy claro. Gracias, 'Weli'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate