PATADÓN Y TENTE TIESO

Una semana después de que Juande Ramos le confirmara a Francesc Arnau que su renuncia era irrevocable, el Málaga ha elegido a Marcelo Romero como entrenador «de forma indefinida», no en funciones o interinamente. Se trata no sólo de una huida hacia adelante, un patadón y tente tieso en toda regla. También es la prueba incontestable de que hoy por hoy la prioridad es mejorar el nivel de la plantilla. La conclusión es sencilla: no hay dinero para todo...

La elección de Romero recuerda en exceso a aquella caótica aventura con Manolo Hierro que es mejor no recordar. Entonces la situación económica era desastrosa, aunque ahora tampoco es que sea muy boyante. Con todos los respetos para el uruguayo, que goza del aprecio personal unánime, se trata de una apuesta que esconde un modelo de autogestión en el que van a tener peso los capitanes, el delegado y el preparador físico. La experiencia del exfutbolista es mínima (unos partidos en el Alhaurín), nunca fue realmente el segundo técnico de Gracia y su papel en el trabajo se ha reducido siempre (con el navarro y con Juande) a labores de escasa relevancia, razones por las que siempre ha sido para los jugadores más un colega que un entrenador.

Y conste que no es una opinión personal, sino generalizada y también afianzada en el club. Pero el Málaga carece de una estructura lógica y todo se rige (como explicaba hace una semana) por ejercer de 'satélite' para tener contento al jeque. Ya se sabe cuál es el futuro del que no lo hace o del que sale con frecuencia en la foto... Nadie osa decirle a Al-Thani, que vive en otro mundo (el de las redes sociales), que sin inversión el mercado está muy limitado para encontrar al sustituto de Juande y que la época de los grandes nombres terminó hace ya demasiado tiempo. Al presidente no le suenan los nombres que le han sugerido y mucho menos le sonaría Dely Valdés, por ejemplo, que sorprende que no se haya contemplado.

El trasfondo de todo, no nos engañemos, es económico. El club asume ahora que entre las lesiones y el bajo nivel de algunos fichajes conviene buscar un central, un medio defensivo y un delantero. Van a buscar parches para la plantilla antes que a un líder para esta. Un experimento más en un Málaga que lo resuelve todo con el patadón y tente tieso, con huidas hacia adelante para esconder tanta falta de criterio y personalidad. Sólo que ahora ya no tiene a Juande como red para tapar los errores...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate