A LO PANENKA

Un equipo distinto, trabajador y atrevido. La primera impresión del Málaga en Mestalla fue opuesta a la ofrecida en la Copa del Rey hace cuatro días, donde cayó en Córdoba. Con ritmo e intensidad, el equipo blanquiazul mostró su mejor versión con un once con muchas ausencias y con la presencia de numerosos jugadores menos habituales. El trabajo era excelente, pero la debilidad defensiva volvió a aparecer hasta que el Valencia consiguió remontar el gol inicial de Pablo. Pero la actitud malaguista fue invariable todo el encuentro. Y recibió el premio merecido.

Ontiveros le gana la partida a Jony. La variaciones que está obligado a realizar Juande Ramos una semana tras otra por las bajas ha permitido que varios jugadores filiales hayan podido disputar minutos ya con el primer equipo. Después de que En-Nesyri se colocara por delante de otros arietes profesionales, ahora es Ontiveros el que le gana terreno al extremo asturiano (salió en los últimos minutos), que fue utilizado ya por el técnico varias veces por la banda derecha. Y la respuesta del canterano sigue siendo excelente, lo que seguramente le va a permitir seguir disfrutando de más minutos.

Apuesta táctica de Juande. El técnico malaguista, sobre todo cuando utilizó a Duda en la fase final del choque, intentó exprimir las opciones de su equipo en las acciones a balón parado, con la puesta en marcha de numerosas jugadas de estrategia. El Málaga controló, dominó y tuvo sus opciones en todo momento ante un rival que se vio superado también en este capítulo. Con un once menos experimentado, Juande le ganó claramente la partida al entrenador local. Y el Málaga consiguió al final una justo igualada gracias al goleador blanquiazul en la noche de ayer, Pablo.

Mestalla, pese a todo, campo maldito. Al margen de los resultados consechados en las 36 visitas a este estadio, el Málaga tuvo momentos complicados en la historia reciente en el campo del Valencia, incluso en algún caso con la permisividad arbitral. Y ayer aparecieron algunos de estos momentos, pero no tuvieron continuidad. Cesare Prandelli tuvo acciones que se parecían a las de Emery de hace pocos años y el choque, ante la inoperancia local, se volvió tosco y hasta duro. Sigue siendo un mal campo para el Málaga, aunque al final alcanzó un empate justo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate