Diario Sur

zona técnica

Triste derrota

La irregularidad del equipo, muy malos minutos en el tercer cuarto, un final desacertado y muchos errores en los triples privaron al Unicaja de una victoria que todos esperábamos a pocos minutos del final.

Dominio defensivo

Desde el primer momento el partido se vio marcado por la excelente defensa individual del Unicaja, que se extendía por todo el campo. El cuadro malagueño empezó insistiendo más de la habitual en el juego interior, porque su perímetro no anotaba. Con más errores que aciertos por ambas partes, el primer cuarto terminó con un pobre 13-12. Plaza no repitió en el comienzo del segundo cuarto la presencia de ninguno de los integrantes de su quinteto inicial. La intimidación de Ndiaye y el acierto exterior de Smith dieron un primer cambio al partido. Como ambas defensas se volcaban sobre los perímetros cada vez había más anotación debajo de las dos canastas. Con muchos altibajos, el Unicaja, que dispuso de mucho más tiros libres y alguna posesión más, llegó al descanso con dos puntos de ventaja.

Bache

Como el Unicaja seguía desacertado desde fuera, los locales se adelantaron explotando la debilidad interior de la defensa malagueña. El Unicaja solo anotó 6 puntos en más de siete minutos, perdió muchos balones y dejó mucho que desear en defensa, por eso los locales se fueron 10 puntos por delante.

Quinteto pequeño

Gracias a una mejora defensiva notable y a la anotación de Smith, el Unicaja logró entrar en el último cuarto con un solo punto de desventaja. Plaza mantuvo el argumento de la milagrosa reacción del cuarto anterior y jugó con Ndiaye de pívot y tres ‘pequeños’. Todo iba de lujo hasta que Fogg se fue a descansar ‘un momento’ y mientras Ndiaye tuvo energía. Como en la recta final, Smith y Fogg perdieron la inspiración y el pívot africano dejó de saltar, los locales recobraron la regularidad en ataque al mismo ritmo que la perdió el Unicaja y eso le costó el partido.