Diario Sur

GUADALQUIVIRIA

Bruselas

Dice Antonio Maíllo que la visita de Susana Díaz y Juanma Moreno a Bruselas «es una escenificación para darse importancia». «Europa los atenderá por cortesía, pero no irá más allá». Moreno ha añadido, ya en Bruselas, que lo bueno para Andalucía es que Díaz y él unan sus agendas para dar una imagen de que Gobierno y oposición van de la mano en la defensa de los intereses de esta comunidad autónoma. Entre los dos suman seis comisarios europeos, anota. La propuesta de Moreno ha provocado la risa floja en los socialistas andaluces.

Moreno nunca ha tenido mucho tino con las visitas a Bruselas. En la anterior hace dos años se ganó la reprimenda pública al afirmar ante los periodistas en la ciudad belga que la Comisión Europea dudaba del uso que la Junta de Andalucía daba a los fondos europeos. Rompió las reglas de que nadie hace oposición de partido en foros internacionales. También se llevó consigo en la comitiva a los ocho presidentes provinciales del PP en un momento en el que intentaba afianzar su liderazgo en Andalucía. Ahora acusa a Díaz de utilizar el viaje a Bruselas para su carrera a la secretaría general del PSOE.

Hay que darle en esto la razón a Maíllo. El viaje no es más que una parafernalia para los dos políticos. Lo más interesante del viaje de Susana Díaz a la capital de la Unión Europea es el encuentro con socialistas esta tarde y con eurodiputados socialistas mañana. Díaz lleva la aguja y el dedal para coser a su chaqueta todas las adhesiones posibles cara a su más que evidente carrera a la dirección socialista. No encuentro nada interesante del viaje de Moreno a Bruselas, salvo sorpresas.

Hay que recordar que es el Gobierno de España el que negocia con la Comisión Europea el reparto de los fondos y las políticas económicas, no los gobiernos autonómicos. Estos suelen acudir con frecuencia a Bruselas para interesarse por asuntos concretos sobre el devenir de esos fondos. No es el caso de Díaz, según parece. Y si lo fuera de Moreno, que dice que va a eso, a interesarse por el curso de los fondos para Andalucía, hay que recordar que solo podrá recibir información, si se la dan, pues no tiene competencias para nada más. Solo es un diputado autonómico y senador por la Comunidad andaluza. Suena ridículo hacer creer que va a otra cosa. Como los chistes del diputado de Cuenca, vamos.

Al menos Susana Díaz no va de farol. Va de lo que va, a mostrar sus credenciales ante comisarios europeos socialistas como Moscovici y Mogherini, quizás a pedirles consejos para armar su discurso europeo para liderar el PSOE. Otra cosa es si es lo correcto hacerlo con el dinero institucional o el de partido.