Diario Sur

PALCO 17

Una joya de cantera

La pájara del Málaga tras el 3-1 lo había dejado a merced de un Deportivo que no se lo creía, pero que tras el 3-3 a falta de diez minutos, entre una cosa y otra, podía ganar el partido. Es más, era lo lógico, y el propio Garitano salía desde su banquillo arengando a sus jugadores, ordenándoles que se fueran arriba. Juande reaccionó, muy tarde eso sí, y sacó a Duda por Pablo Fornals, que estaba bajo mínimos en todos los aspectos, y la cosa cambió. En apenas unos minutos el portugués tocó más balones que muchos de sus compañeros en todo el encuentro, y una jugada trenzada por la zona izquierda llegó a las botas de Ontiveros, otro chavalín al que las lesiones están dando oportunidades, quien se escoró hacia su derecha con fuerza y muchas ganas y desde fuera del área arreó un trallazo que hizo imposible la estirada del meta Tyton, mientras La Rosaleda estallaba de júbilo. Otro golazo de un jugador de la cantera, que es de oro, nos daba los tres puntos y apuntala al Málaga en la zona alta de la clasificación. Un 4-3 inesperado, mucho botín para el poco juego que desplegó el equipo, acuciado por las bajas, que se confió en exceso tras el 3-1, y que durante muchos minutos se dedicó 'a verlas venir', y eso se paga.

Cuando el renacido Santos marcaba su segundo gol de la mañana, el 3-1, nadie daba un euro por el 'Dépor', pero los gallegos, animados por la indolencia rival, se fueron arriba. Tras el 3-3, el que peor lo tenía era el Málaga. Pero ganó. Esa es la grandeza de un fútbol que además le presenta un porvenir alucinante a un Málaga que, si no se dedica a hacer caja, puede soñar por todas las 'joyas' que tiene procedentes de su cantera. Mikel Villanueva, Juanpi, Fornals, En-Nesyri, Ontiveros... Muchos nombres propios que nos van a dar muchas tardes de gloria. Es un lujo ganar puntos con este equipo, joven e ilusionante, que hizo incluso que nos olvidáramos del chaparrón tan enorme que cayó en Martiricos.