Diario Sur

LA OLA

Sin excusas

No hay excusas para que este invierno la estacionalidad se hubiera reducido a los hoteles que tienen que cerrar porque van a realizar obras para mejorar sus establecimientos. No vale el pretexto de que abrir en invierno supone poner en riesgo la cuenta de resultados. Esta afirmación que años atrás era valorada como un ejercicio de sensatez y responsabilidad empresarial ya no cuela. Y no es admisible por varias razones de peso. Primero, porque el colchón cosechado desde el mes de mayo hasta el de octubre es suficientemente resistente como para aguantar, a buen seguro, tres o cuatro meses de menos actividad, que no es lo mismo que de inactividad. Segundo, porque en los meses fuertes del verano no sólo se han registrado récord en viajeros, en pernoctaciones y en ocupación sino que los precios no han parado de subir - un 12% en lo que va de año-, con lo que la recuperación de la rentabilidad también se ha activado. Basta recordar que las ofertas han brillado por su ausencia, una de las causas por las que ha descendido la presencia del cliente nacional, y que se ha impuesto como fórmula habitual un mínimo de cuatro o cinco estancias para reservar en fin de semana. Y tercero porque la incertidumbre del invierno nada tiene que ver con la del año pasado. El horizonte está despejado, y no en base a previsiones sino a datos tan certeros como que la oferta de asientos que han lanzado las aerolíneas para volar a la Costa esta temporada baja. Si las compañías aéreas han aumentado un 23% las plazas para conectar Málaga con más de un centenar de rutas es porque saben que las van a vender. El coste de las mismas es demasiado elevado como para correr riesgos. Si barajan mover 700.000 viajeros más entre octubre y marzo es porque saben que esta demanda existe y lo que parece poco entendible es que el eslabón hotelero se descuelgue con un cierre de establecimientos similar al de la pasada temporada baja. La Costa estaba ante la gran oportunidad de ser un destino abierto todo el año y estable para el empleado.