Diario Sur

FALSO 9

NEGOCIOS REDONDOS

Hay alineaciones que los aficionados recitan de memoria y sólo cambia algún nombre cada temporada, pero la base permanece. Esto suele pasar con los equipos poderosos, que renuevan la ficha de sus estrellas y venden a los jugadores que no colmaron las expectativas. De vez en cuando, una de esas estrellas finaliza su carrera futbolística en paraísos fiscales, lejanos y multimillonarios, que les permiten retirarse con el futuro resuelto. Los clubes menos poderosos económicamente venden a sus mejores jugadores y con el dinero percibido tratan de encontrar gangas en los mercados de verano e invierno. La mayoría de los clubes pertenecen a este segundo grupo. Los jugadores de la cantera acaban emigrando y consolidándose fuera de casa. Entonces hay que aprender el nombre de los recién llegados que suplen a los que emprenden la aventura de jugar en uno de esos grandes clubes que aspiran a conquistar el mundo entero.

También resulta curioso que equipos como el Sevilla se renueve cada temporada y siga acumulando éxitos europeos durante tantos años consecutivos. El club de Nervión debe su éxito internacional a Monchi, el ojo avizor, el Director General Deportivo que siempre está expectante y es capaz de encontrar minas de oro a precio de saldo cuyo valor se multiplica por miles de millones al cabo de un breve periodo de tiempo. Ojea el mercado futbolístico, apuesta por un jugador desconocido y acierta una y otra vez. Un negocio redondo. En ocasiones, la mina de oro está en la propia cantera y es una lástima tener que venderla para sufragar gastos. Probablemente si todos los clubes copiaran la política de fichajes del Athletic de Bilbao habría mucha más competencia y emoción pero nos perderíamos el espectáculo de las botas y los balones de oro.