Diario Sur

FÚTBOL ESCRITO

UN 'COMMUNITY MANAGER' PARA EL MÁLAGA

Al jeque Al-Thani le hace falta un 'community manager'. Por el momento le han puesto un multazo de 1.500 euros -bueno, el aumentativo es para la gente de cuenta corriente normal, igual para él es una multita- por despotricar de los árbitros en esto del Twitter. Hay que comprenderlo: pocas cosas provocan más indignación efervescente que una jugada mal arbitrada en contra de tu equipo. ¿Quién no ha estado alguna vez a punto de comerse la televisión, o al compañero de localidad, cuando hay una mano clarísima no pitada o un penalti inventado? Pero el bufido lógico se va enseguida. Y lo del Twitter no: queda para siempre grabado en el ciberespacio, ahí escrito, con la misma carga acusatoria por mucho tiempo que pase. A Al-Thani le han cascado una multita, pero no la va a pagar él, sino el Málaga, en forma de arbitrajes malos. Ya se ha empezado a ver, por ejemplo en el partido contra el Barcelona, con dos expulsiones a todas luces exageradas y un alargue del tiempo de alargue de casi cuatro minutos. Es fácil de entender. Cuanto más se meta un club con los árbitros por canales exóticos como las redes sociales, más tirria le cogerán los colegiados al equipo en cuestión. Y sin dudar de su profesionalidad, ojo, aunque sí de la calidad de algunos de ellos. Twitter es un mal negocio. Al-Thani le ha sacudido a la UEFA (y echaron al Málaga de Europa), a los árbitros (y la falta de cariño es evidente) y hasta a una aerolínea (pero eso da igual, tiene avión privado). Igual hay que pedirle lo que le escribió Hillary Clinton a Donald Trump tras una de las barbaridades del presidente electo: «Delete your account (borra tu cuenta)». O contrata a un 'community manager'.