Diario Sur

DESDE EL SUR

El alcalde va, Bendodo viene

Quizá sea una sensación equivocada, pero da la impresión de que Elías Bendodo se deja ver cada vez más por la capital y que De la Torre está cada vez alejada de ella. Al menos físicamente. Si se analiza su agenda pública y oficial no hay duda de que el alcalde tiene vocación de embajador, al menos de Málaga. Desde el pasado 26 de octubre, que se desplazó a Barcelona con motivo de unas jornadas sobre las ciudades del siglo XXI, el regidor ha estado en Cartagena de Indias (Colombia), en Madrid, un par de veces en Londres, en Sevilla y en Marrakech. O sea, que en menos de un mes ha estado un total de 14 días fuera. Los motivos de los viajes han sido variopintos, pues ha asistido a foros turísticos, de atracción de inversión y otros puramente municipales. Sin duda, todos estaban justificados y ha ido a vender Málaga de una u otra manera. No estaba ni mucho menos de vacaciones, que quede claro. Sin embargo, más de uno puede acordarse de su criticada etapa en el Senado y pensar que está descuidando el día a día de la ciudad, donde esta legislatura todavía está esperando que se despeje algún proyecto de identidad. Ahí está el asunto del metro que sigue completamente bloqueado en la discusión permanente que mantiene con la Junta de Andalucía. O también el de las torres de Repsol, donde se metió en un jardín al plantear una consulta popular en la que no creía y que finalmente no va a celebrar. El problema es que su proyecto de las torres, que en principio estaba aceptado y no había una gran oposición al mismo, se ha convertido en el gran asunto de controversia entre los grupos municipales. Frente a la vocación viajera del primer edil está la postura de Elías Bendodo, que cada vez se deja ver más por los barrios de Málaga manteniendo reuniones oficiosas con colectivos. Además, no hay que perder de vista un detalle. Uno de los grandes objetivos de la Diputación es construir el museo dedicado a Gálvez, el héroe de la independencia americana nacido en Macharaviaya, e instalar una sede del prestigioso Basque Culinary Center. ¿Adivinan dónde irían estos dos proyectos de la Diputación? En la capital. ¿Dónde si no teniendo en cuenta las aspiraciones del presidente del ente supramunicipal? Está claro que el alcalde le ha cogido el gusto a viajar para vender Málaga y que Elías Bendodo cada vez le gusta más el 'sabor a Málaga'.