Diario Sur

UNA CUESTIÓN

Los tres sudamericanos

Allá por las décadas de los 60 y de los 70 Los tres Sudamericanos componían un grupo de gran éxito en el ámbito musical. En la década actual otros tres sudamericanos copan la fama futbolística como sostén de un gran equipo que, sin ellos, pierde el 70 por ciento de su potencialidad, quiérase o no. Un caso similar a lo que ocurre en el Real Madrid aunque con una menor dependencia de sus tres jugadores que, de una manera u otra, son suplidos incluso con una sana competencia de quienes pueden ocupar sus puestos en el equipo. En definitiva, que casi todo en el fútbol español gira en torno a los tridentes 'MSN' y 'BBC' que vienen rompiéndose últimamente por azares de tantos partidos acá y allá. Y que los equipos tendrían que prever cumplidamente.

La machada del Málaga el sábado viene a confirmar que querer es poder. Como si sus otros ocho jugadores azulgrana estuvieran invalidados por contrato para marcar gol, los malaguistas afrontaron con estoicismo, y sin cansancio, el inútil acoso de unos futbolistas que parecían llamar a gritos al Messi revolucionario y salvador. No voy a decir que un Barcelona 'huérfano' sea vulgar o uno más (el propio Piqué declara que su presupuesto obliga a mucho más) pero sí que es ahora cuando se ha de ver el trabajo de un entrenador que no debiera excusarse con las ausencias o declarar al final del partido que se halla «muy contento con el trabajo de su equipo» tratando de esconder su ineficacia. Gran mérito el del Málaga, que ojala sepa mantener esa actitud también ante equipos de menor valía. La Rosaleda ansía y vibra ante un Málaga así.

Y qué decir del malagueño Isco; él solo se bastó para suplir las bajas en su equipo, dio un recital de fútbol y se explayó sobre el terreno de juego en cuanto le dejaron jugar a su aire. Lo celebramos.