Diario Sur

repaso general

Saneamiento para el 2213

Es fácil caer en la sensación de que la Junta de Andalucía le está tomando el pelo a los ciudadanos de Málaga. Y no es que queramos hacernos un ‘Cristina Cifuentes’, pero es normal que a alguien se le quede la cara de tonto cuando compruebe los datos del saneamiento integral. Vamos a ver, los residentes en la provincia hemos pagado alrededor de 145 millones de euros por el llamado canon de depuración, ese que aparece en las facturas del agua. Esta cifra, que es aproximada, porque desde Sevilla no se ha querido aportar lo recaudado en la provincia pese a que aquí somos la releche en transparencia (este periódico ha tenido que conseguir los datos municipio a municipio), supone alrededor del 37% de lo que se ha cobrado en el conjunto de Andalucía. O sea, el primer dato a tener en cuenta es que desde el año 2011 se ha aportado un 37% del total desde Málaga. Eso no quiere decir que aquí se tenga que invertir en la misma proporción. Ni mucho menos, entre otras cosas porque a lo mejor tendría que superar esa cifra teniendo en cuenta lo mal que está la provincia en materia de saneamiento integral, dos palabras que forman parte ya del acervo de reivindicaciones históricas. Y estamos realmente mal porque se acaba de conocer que la Unión Europea quiere imponer a España una multa de 46,5 millones de euros por la falta de depuración en 17 municipios de más de 15.000 habitantes en el conjunto del país. ¿Saben ustedes dónde están la mayoría de estos municipios? En Málaga, pues hay nada menos que cinco. Pues con estos antecedentes, la Junta de Andalucía sólo ha invertido en la provincia 11 millones, lo que supone un 7,5% de lo recaudado en Málaga. Es cierto, y hay que reiterarlo, que este dinero forma parte de una bolsa común para el conjunto de Andalucía, pero también lo es que la situación de falta de depuración es especialmente grave en la Costa del Sol y en la zona del Guadalhorce. No se debe perder de vista que fue el propio Consejo de Gobierno de la Junta el que en octubre de 2010 presentó un ambicioso plan de depuración, que cifraba en 390 millones de euros el dinero que había que invertir en los municipios malagueños. Seis años después se han gastado diez millones. O sea, que con esa proporción, dos kilillos por año, tendrían que pasar algo así como 196 años, en concreto hasta el 2213. Esperemos que se acorte algo. Con estas cuentas es normal que suene a cuento cuando se escucha hablar a las administraciones del saneamiento integral.

Metro: más de lo mismo

También empieza a sonar a cuento cada vez que se dice que se va a celebrar una reunión clave o definitiva sobre la llegada del metro en superficie hasta el Hospital Civil. Una vez más se produjo un encuentro entre el Ayuntamiento de Málaga y la Consejería de Fomento y una vez más se decidió prolongar la discusión. En esta ocasión, la excusa es estudiar un informe jurídico que avalaría la tesis municipal de que se ponga en marcha el llamado metrobús. Hay que tener en cuenta que se presenta por parte del municipio. Desde la Junta de Andalucía se aseguró que si el Ayuntamiento no accede finalmente a que se haga el tranvía planteado tirará por la calle de en medio y declarará la obra de interés metropolitano para continuar con el proyecto, algo que sinceramente es difícil de creer, entre otras cosas porque ya lo podrían haber hecho antes y porque sería inaudito que la Junta llevara a cabo una obra sin el pertinente plácet municipal. Todo parece indicar que se están cargando de argumentos ante la previsible lucha final que mantendrán ambas administraciones y que se sustentará ante un tribunal de justicia. Tiempo al tiempo.

Turismo: siguen las buenas noticias

Si hay un sector en Málaga que genera buenas noticias prácticamente a diario ese es el turístico. Esta semana que termina se ha registrado la llegada del turista número 15 millones al aeropuerto de Málaga. El aeródromo ha logrado batir la marca del año pasado dos meses antes de que termine 2016, con lo que no se descarta alcanzar los 16 millones de pasajeros a final de ejercicio, todo un récord difícil de superar. Está claro que la Costa del Sol está sabiendo rentabilizar la crisis de los mercados competidores, por lo que el gran trabajo que se debe desarrollar es fidelizar a estos turistas que llegan prestados por la inestabilidad que sufren numerosos países del mundo árabe.