Diario Sur

Una losa menos

Una losa menos
  • Marbella se libera del plan de ajuste del Estado tras liquidar la deuda privada, un balón de oxígeno al encorsetado gasto / Si hay un sector que hay que mimar económicamente es el del turismo, pero con las cuentas claras.

Cuando en el año 2012 el Estado inyectó fondos a los Ayuntamientos para que dieran salida a las facturas de proveedores que cogían polvo en los cajones, las Administraciones locales se vieron obligadas a poner en marcha planes de ajuste de sus cuentas para compensar esas cantidades recibidas. Marbella recibió 12,2 millones de euros. El plan de medidas restrictivas del gasto que se aprobó entonces obligaba, entre otras, a reducir el número de sedes municipales, el gasto energético, a la congelación de las contrataciones de personal, y a una reposición mínima de las plazas por jubilación. Ese plan de ajuste pasará a la historia previsiblemente el próximo viernes cuando, en pleno municipal, se dé cuenta de un informe del interventor solicitando el levantamiento. Hasta este punto se ha llegado una vez que el Consistorio ha conseguido liquidar los cerca de 19 millones de euros de deuda privada que este año mantenía aún con hasta 13 entidades –la mayoría bancos–. El área municipal de Hacienda capitaneada por Manuel Osorio trabaja desde hace días en el estudio de las consecuencias derivadas de liberar a las arcas locales del peso del plan de ajuste. «Serán menos de las esperadas», advertía el alcalde José Bernal el jueves, consciente de que si bien perder de vista las restricciones que se impusieron en el año 2012 supone un balón de oxígeno a un encorsetado gasto, la mayor presión la sigue haciendo la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, el temido techo de gasto que impide a día de hoy, por ejemplo, contratar más personal. El levantamiento del plan de ajuste es una buena noticia. Y lo es más en Marbella, donde las arcas públicas recobran la estabilidad noqueada por el desfalco de ‘era gilista’. Una recuperación trabajada durante casi una década por el anterior gobierno municipal, y reforzada por el acuerdo alcanzado con la Junta de Andalucía por el actual tripartito. Y ello a pesar de que la ciudad arrastra todavía una deuda pública heredada de la etapa de los Roca y compañía de alrededor de 330 millones de euros.

Turismo: las cuentas de Fitur

Un informe del interventor municipal ha puesto negro sobre blanco el gasto del Ayuntamiento de Marbella en la pasada edición de la Feria Internacional de Turismo FITUR. En total, según figura en el documento dado a conocer esta semana por el grupo municipal del PP, 116.033,93 euros. Esa es la cifra. Ni los más de 200.000 de los que hablaron en su día los populares, ni los 53.000 euros anunciados por el concejal responsable de Turismo Javier Porcuna. Tampoco cuadran, a la luz de ese certificado del habilitado nacional, la cantidad que desde el Consistorio se dijo haber recibido de empresas privadas locales. El edil dijo 33.800 euros. En los libros de contabilidad figuran 12.000, a razón de 2.000 euros por cada una de las seis empresas que recoge el informe. En pleno rifirrafe entre gobierno local y PP por las cuentas de FITUR huelga el debate sobre cuánto debe gastar una ciudad como Marbella en promoción turística. Si hay un sector que en la Costa del Sol hay que mimar económicamente es el turismo. Pero con las cuentas claras. El argumento de defensa empleado por el PSOE para responder a las críticas populares ha girado en torno a que el partido de la oposición destinaba durante su gobierno una cifra ridícula –cierto–, que los empresarios están respaldando la política turística que está realizando el equipo de gobierno, y que la certificación del interventor computa gastos que no son específicos de la feria aunque estén incluidos en el informe, como son el merchandising o el diseño del logo de la ciudad. El caso es que casi un año después del encuentro turístico un informe de un habilitado nacional al que se ha llegado por la vía judicial es el que arroja luz sobre un tema en torno al cual no habría sido necesario ni siquiera abrir un debate si el equipo de gobierno, que viene insistiendo en que las cuentas cuadran, las hubiera hecho públicas y con detalle en su momento. Para entender eso no hace falta ser un experto en turismo, basta con un poco de sentido común y toda la transparencia que se promulga.