Diario Sur

HORIZONTES CERCANOS

Contra viento y marea

Contra viento y marea, y sin ningún respaldo ni del Gobierno central ni de la Junta de Andalucía, todo hay que decirlo, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, sigue empeñado en conseguir que la capital sea una de las candidatas para albergar la Agencia Europea del Medicamento, con sede en Londres, en cuanto el 'Brexit' se lleva a efecto, algo que, por cierto, comienzan ya a dudar los propios ingleses. Sea como fuere, aprovecha cualquier ocasión para 'sumar ideas', y aprovechando su viaje a la City, donde Málaga participó, con un importante rédito por cierto, en la feria Going Global, y aunque su visita a la sede de la referida agencia se realizó sin mucha publicidad en el sentido de que no se informó de con quién se entrevistó ni los temas tratados (aunque no hay que ser muy lince para saberlo, otra cosa es que por prudencia no se quieran dar detalles, que la competencia es mucha), lo cierto es que De la Torre viajó acompañado por un arquitecto municipal, en este caso Juan Antonio Marín Malavé, porque su idea es presentar más temprano que tarde un proyecto de edificio y el lugar donde se ubicaría la sede de la agencia en nuestra ciudad, y quiso que un técnico viera el edifico que la alberga actualmente y estudiara sus características para no dejar ni un cabo suelto. No tiene ninguna ayuda de otras instituciones, pero se le ha metido 'entre ceja y ceja' conseguirlo, y quien crea que De la Torre no es perseverante es que no lo conoce ni por asomo... Ahí tienen la foto. No la puede desmentir nadie.

ANTONIO, MELANIE Y HAITÍ

Antonio Banderas prosigue su incesante trabajo cinematográfico en un año cargado de buenas noticias para él. Desde hace varias semanas se encuentra en Sofía rodando una nueva película, y ya no tendrá vacaciones hasta las vísperas de Navidad, festividad que como suele ser habitual la pasará en Málaga junto a su familia y amigos. «A mí en esas fechas no me mueve de Málaga nadie...», señala el actor, quien muestra a los cuatro vientos su felicidad, no sólo por cómo le van las cosas desde un punto de vista profesional, sino también en lo personal, ya que su relación con Nicole Kimpel va muy bien, y además mantiene una excelente y verdadera amistad con Melanie Griffith, madre de su hija Stella del Carmen, hasta el punto de que la Fundación Lágrimas y Favores, que él preside, va a colaborar con una gran iniciativa filantrópica que la actriz realiza en Haití, donde estuvo hace unos días para conocer in situ la problemática de las mujeres haitianas, a través de una fundación llamada 'Fonkoze', que organiza cursos de 18 meses con los que se intenta posibilitarle educación, programas de desarrollo y de supervivencia, y que están teniendo unos magníficos resultados. Banderas ha prestado todo su apoyo a la iniciativa de Melanie, y con su influencia en las redes sociales ha conseguido más de 3 millones de visitas en Twitter, así como cientos de miles de impresiones en Facebook e Instagram. «Melanie tiene un corazón de oro y yo tengo para ella mi más importante cariño y mi sincero agradecimiento por tantos años juntos. La labor que realiza en pro de los que más lo necesitan es maravillosa, y yo voy a hacer todo lo que pueda para que se visualice y la gente lo conozca y lo apoye, y deseo que Málaga, tierra a la que ella tanto quiere, también lo haga». Pues dicho y hecho.

'CAZADOR' DE MICROBIOS

No son pocos los malagueños que destacan a nivel internacional en sus ámbitos profesionales, incluso suelen ser más reconocidos fuera que dentro por esa característica 'madrastra' de esta tierra de María Santísima. El prestigioso médico Fernando Fariñas Guerrero es uno de tantos que crean escuela fuera de nuestras fronteras provinciales. Este doctor en Medicina, Biología y Veterinaria es un gran experto en infectología, infectopatología e inmunología, y actualmente dirige el Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas (IMMUNESTEM) y fue fundador y presidente de la Fundación IO. En su niñez, sus compañeros de colegio lo llamaban «el niño de los microbios» por su afición a lo que hoy es su profesión y su pasión. «Hoy soy un cazador de microbios», señala divertido recordando aquellos tiempos.

Fariñas impartirá el próximo martes un seminario en el Curso Internacional de Leprología para Médicos en Alicante, organizado por la Fundación Fontilles de Lucha contra la Lepra, reconocida internacionalmente por su magnífico trabajo frente a esta enfermedad y otras como la Úlcera de Buruli y la Leishmaniosis, de lo que hablará también. Suma y sigue, pues...

CERCA DEL CIELO...

Vicente Pineda, hermano mayor que fue de Mena de 1986 a 1993, nos dijo adiós esta semana que termina. Tras mucho tiempo de lucha contra una maldita enfermedad llamada cáncer Vicente Pineda marchó a los confines del infinito, allá donde a buen seguro se encontrará de frente con el Cristo de la Buena Muerte y sabrá, por fin, qué pasó con la imagen que tallara Pedro de Mena. Fueron muchas las horas que el entonces hermano mayor de la Congregación dominica estuvo dando vueltas por Málaga junto a Ramón Gómez Ravassa y quien escribe estos Horizontes a la búsqueda del Cristo de Mena, convencidos todos de que íbamos a tener suerte en las pesquisas en una época cargada de mensajes extraños y de versiones contradictorias de algo que hasta entonces era un tema casi tabú. Una tarde de un sábado de otoño, un anuncio en un periódico de anuncios de la época nos situó a los tres en calle San Agustín. Decía que en el edificio del número 2 la imagen fue emparedada y que allí la podríamos encontrar. Era mester ver a aquellos tres hombres dando vueltas y más vueltas por la zona, hasta que se decidió desistir varias horas más tarde... En retirada ya, de repente, un ramo de claveles rojos apareció en la puerta del referido número 2 de San Agustín sin que nadie se hubiera percatado de la presencia de quien allí lo depositó ni lo hubiéramos visto antes... Una simple nota decía: «Para el Cristo de Pedro de Mena, que cerca está». Pero la gran decepción de Vicente Pineda, como nos ocurrió a muchos otros, incluido Paco Fernández Verni, ex hermano mayor, que aquel sábado de otoño no pudo estar por San Agustín por un viaje, fue cuando una mañana de la primavera las máquinas perforaron el suelo del antiguo patinillo de Santo Domingo para iniciar las obras de los columbarios de la Congregación, lugar en el que fue vista por última vez, ya muy deteriorada, la impresionante talla en aquel mayo odioso del 31. Todos confiábamos, él el primero, en que allí aparecería algún indicio importante de la maravillosa imagen del Crucificado realizada por el imaginario granadino-malagueño, la obra cumbre de la escultura pasionista europea en palabras del inolvidable profesor Agustín Clavijo, pero no apareció ni un solo rastro... Ahora, Vicente Pineda, ya ha encontrado por fin al Cristo de Mena. Seguro.

Curioso. Escribo estos Horizontes de regreso a Málaga a 10.000 metros de altura, más cerca de esos cielos infinitos en los que además del referido encuentro de Vicente con su Cristo de Mena, seguro que ya tiene que estar predicando las bondades de Antequera el bueno de Ángel Guerrero, con quien compartí muchas tardes de periodismo y muchas comidas de amigo. Dice Manuel Alcántara, el gran maestro, que lo peor de cumplir años es que se te va quedando la agenda vacía. Periodista de raza, más antequerano que nadie, currante como pocos, Guerrero se nos ha ido viendo a sus Dólmenes como Patrimonio de la Humanidad y muy orgulloso de los suyos. El Sol de Antequera hoy brilla menos que nunca. Descansen ellos dos en paz en la gloria, que no sé por qué la imagino azul El mismo color intenso de este cielo que cambia cuando se nos anuncia que el vuelo que salió de Londres está llegando a Málaga...

Buena semana tengan, la disfruten y la compartan conmigo. Sean generosos.