Diario Sur

CARISMAS Y CARAMBAS

CRÓNICA DE UNA MULTA ANUNCIADA

La Unión Europea ha impuesto una multa millonaria a nuestro país por la falta de depuración en diecisiete de sus grandes localidades, entre las que figura Marbella junto a otros municipios de la Costa del Sol como Estepona, Coín o Nerja. A Bruselas se le ha terminado la paciencia y nos ha castigado con el pago de más de cuarenta y seis millones de euros por los vertidos de aguas fecales y el deficiente progreso registrado hasta la fecha. No será porque no se ha venido denunciando y reivindicando en los últimos años dentro de foros y plataformas ciudadanas, una mayor atención a la depuración y saneamiento integral de nuestras costas.

Concretamente, en el Foro para el Seguimiento del Saneamiento Integral de la Costa del Sol que está compuesto por las principales asociaciones de la provincia de Málaga entre las que se encuentra la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol, las Confederaciones de Empresarios de Andalucía y de Málaga, Asociación de Empresas de Turismo Residencial y Deportivo de Andalucía, Cámara de Comercio de Málaga, Mancomunidad de Municipios, los dos sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT) y Turismo y Planificación Costa del Sol, entre otras.

Ha sido casi una década de máxima preocupación para empresarios, profesionales y colectivos sociales de toda una provincia debido a la situación en la que se encuentra el actual saneamiento de nuestra costa, denunciada reiteradamente debido a la importancia que tiene para el turismo. Otra de las peticiones es que no se usara como arma arrojadiza entre los distintos partidos políticos y las diversas administraciones públicas, especialmente cuando se trata de una materia que aunque corresponde a competencias municipales y autonómicas, también la administración central tiene mucho que decir y que pagar. De hecho, el propio foro ha recordado en más de una ocasión que a pesar del canon del agua impuesto por la Junta de Andalucía hace años, que en principio tenía naturaleza finalista e iba dedicado a depuradoras, no parece que haya surtido mucho efecto.

Lo cierto, es que una zona como la Costa del Sol, uno de los destinos turísticos más importantes del mundo con casi treinta millones de visitantes al año, como nueve o diez veces más que los que visitan Cuba por ejemplo, se encuentra con un problema que afecta, nada más y nada menos, a la salubridad de sus aguas litorales por los defectos de depuración de las aguas residuales. En fin, algo que es normal que ocurra en destinos del tercer mundo pero no en España y, mucho menos, en Marbella que pretende situarse en lo alto de la calidad y de la excelencia con acogida del turismo de lujo. Con la imposición de este castigo por parte de la Comisión Europea ha llegado algo que a muchos sorprenderá pero que a otros les parece la crónica de una multa anunciada. Muchos se preguntarán si es lo que hacía falta para dar una solución definitiva a este problema.