Diario Sur

LA ROTONDA

El binomio imbatible

Málaga se ha presentado en la feria de negocios Going Global Live en Londres como el lugar ideal para trabajar y vivir, un binomio muy difícil de conjugar, mensaje y presencia que han estado acompañados por un buen número de reuniones del alcalde, Francisco de la Torre, y de la teniente de alcalde Mar Martín Rojo, con empresarios, inversores y responsables de fondos de capital-riesgo a los que Málaga les ha presentado su capacidad de respuesta en el caso de que el Brexit, auténtica pesadilla en la City, les obligue a buscar una 'salida' para no desconectarse de la zona euro, pero también una oferta que no sólo ha llegado a tierras británicas por su decisión de ruptura con el núcleo de la Europa continental, sino que es algo en lo que Málaga centra sus objetivos desde tiempos anteriores al referéndum tan excelentemente manipulado por los populistas. En esos encuentros ha quedado claro que lo que Málaga quiere no es tanto atraer empresas, que también, sino crear empleo a través de ellas, estén donde estén, y atraer inversión y no sólo dinero.

El dinero británico lleva mucho tiempo en Málaga, porque son muchísimos los personajes de gran calado profesional y empresarial que viven o están relacionados con nuestra tierra. Ese es el gran punto fuerte de Málaga, sus relación con el imperio británico en el amplio sentido de la palabra, mucho mayor que la que tienen Barcelona o Madrid, ciudades que ahora mismo no son muy del agrado de quienes trabajan en la City a tenor de sus comentarios por el 'apellido político' de sus alcaldesas. Es curioso cómo en el país natal de Boris Johnson y de los tatarabuelos de Donald Trump se huye de los populismos, pero así se escribe la historia. Ha quedado claro como señaló Juan Botín, responsable del Banco de Santander en Reino Unido, que Málaga ha llegado con su oferta 'calidad vida/trabajo' en el momento oportuno, pero nada hubiese sido así sin el espectacular crecimiento en notoriedad que la ciudad tiene ahora mismo como destino de moda que es. Pero no todo depende de las instituciones municipales, las más débiles de Europa, como bien recordó el alcalde. Las empresas piden ayudas fiscales y de todo tipo y también una excelencia y una formación universitaria que en este caso la aporta la UMA y su combinación con el PTA, y no miran tanto el discurso, que ya ha quedado obsoleto, de ciudad barata respecto a Londres porque hay decenas de cientos de puntos en el mapa que lo son más... Es indiscutible que la oferta es mayor que la demanda, lo que ocurre es que no todos tienen tantas ventajas 'morales' y reales como la Málaga que se ha pavoneado en Londres, porque los tiempos han cambiado ahora de verdad con la nueva revolución tecnológica que hace que la sucursal de un banco esté en nuestro bolsillo. El gran acierto y nuestro poderío, aparte de la suma de todo lo anterior, es que no lo olvidemos hoy por hoy se trabaja para vivir, y no al revés. Al menos, los normales. Por eso el acierto del eslogan: ciudad para invertir y vivir, para trabajar y disfrutar. Un binomio imbatible.

Por cierto, aunque no tenga relación con el tema de este artículo, ver la actitud de Podemos y los radicales y del famoso Cañamero en la Constitución de las Cortes da mucha más pena cuando te encuentras fuera de tu país. Pena y vergüenza a la vez...