Diario Sur

FALSO 9

SIMEONE & ZIDANE

Mañana se disputa el derbi entre colchoneros y merengues, indios y vikingos, Neptuno y Cibeles, Simeone y Zidane, Atlético y Real Madrid. Ya quedaron atrás los golazos de Iago Aspas, Isco y Messi y también el boicot a la prensa que han declarado los jugadores de la selección argentina. El derbi madrileño provoca mucho más interés desde que Diego Simeone recaló en el Manzanares para fortalecer a un Atlético que llevaba demasiado tiempo cayendo derrotado en los enfrentamientos con sus vecinos de Chamartín. Pero llegó el Cholo, vio y venció. Los blancos comenzaron a perder puntos fundamentales que les alejaron del título de Liga en más de una ocasión. Después se resarcieron en las dos finales de Champions que ambos jugaron en tierra de nadie.

Hace años, nadie apostaría por el Atlético de Madrid. Mañana, probablemente, tenga más posibilidades que el imprevisible equipo de Zidane. Además, juega en Chamartín, rodeado de un ambiente que resuena en el estadio a las órdenes del director de orquesta Cholo Simeone, alguien capaz de conjugar calidad, emoción y fuerza. Ahora las espadas están en todo lo alto. No sé cómo andarán las apuestas ni tampoco tengo claro cómo llegarán al derbi los que reaparecen después de pasar por la enfermería. Otra cuestión fundamental será comprobar la influencia que ejerce en los internacionales los encuentros que han jugado con sus respectivas selecciones de cara al Mundial de Rusia. Por lo pronto, Morata será baja y Griezmann ha estado entre algodones toda la semana. Los partidos de selección implican una descarga energética que quizá repercuta en el estado físico de los jugadores, aunque el hecho de disputar un derbi con el vecino de enfrente eclipsa el cansancio y despeja el cerebro. Sin duda esta es la gran motivación que alienta a los vencedores.