Diario Sur

FUERA DE JUEGO

LA ETERNA CANCIÓN

La economía del fútbol siempre fue un desastre, sobre todo para algunos clubes. Pero este mal endémico ha ido mejorando en los últimos años con el control y seguimiento de LaLiga, lo que ha permitido mejorar las cuentas de una forma generalizada. Los equipos no pueden elevar sus gastos para no superar fundamentalmente los topes salariales. Los desfases contables ya apenas se producen, lo que ofrece una cierta solidez financiera. Pero todo esto no supone que hayan desaparecido por completo los problemas, como podemos observar una y otra vez en el Málaga como consecuencia de las deudas acumuladas años atrás.

La entidad de Martiricos ha sido una de las más beneficiadas con el muevo reparto televisivo, cuyos ingreos se han duplicado en poco más de dos años. El club malagueño, salvo en algún momento puntual, siempre tuvo apuros económicos. Ahora está en vías de un saneamiento total, pero continúa con dificultades. Pese a ingresar más de 55 millones por los derechos audiovisuales y elevar el tope salarial para su plantilla a cerca de 15 millones en relación a la pasada temporada, el Málaga continúa demasiado ajustado en el capítulo económico.

El pasado verano se quedó sin incorporar al delantero que solicitaba Juande Ramos por esta razón, aunque disponía de margen en el tope salarial. Y la situacion actual es muy parecida a la del verano. El club puede gastar un tercio más que el año pasado en su plantilla, algo que ya tiene comprometido en su mayor parte. La entidad tiene más dinero, mucho más, pero los problemas siguen siendo similares. Aunque el club ahora sí cumple con los pagos a sus trabajadosres, algo que no siempre ocurrió en el pasado. Es la eterna canción.