Diario Sur

Mis notas

1Dominio. Posiblemente, el mejor partido del Unicaja esta temporada -por su juego, por la intensidad que mostró en la cancha, por la comunión con la afición y por cómo resolvió la falta de recursos interiores que exhibió por el mal estado de Musli- supuso un triunfo de gran trascendencia. Una victoria muy coral y con Suárez con un papel estelar. El primer mal encuentro del serbio sirvió para constatar que Okouo tiene sitio en este equipo, por delante de Ndiaye. Hay una gran diferencia entre ambos.

2Ataque. El Unicaja debe ser considerado como el equipo de las segundas oportunidades, tal es su dominio en el rebote ofensivo. Esta faceta fue clave ayer por la entidad del rival y por la debilidad de su juego interior. Todos aportaron en esta faceta.

3Virtudes. Bamforth, MVP de la Liga (22,8 puntos por choque) y tercer máximo anotador de la competición (17 de media), logró desde la personal sus primeros puntos. Era el minuto 35. Atar en corto al estadounidense, ejemplo de su gran defensa, y el control de las pérdidas se antojaron determinantes para la suerte del encuentro. Dos de las grandes cualidades que exhibió ayer el cuadro local. Triunfo convincente.