Diario Sur

LA ROTONDA

Tesla vente 'pa' Málaga

Cada día resulta más factible, o menos descabellado, según se vea, pensar que Málaga pueda llegar algún día a albergar una fábrica de automóviles. Una factoría de este tipo es uno de los vectores con mayor capacidad de generación de empleo estable, no sólo en la planta en sí, sino también en la logística, industria auxiliar, componentes, I+D, y un largo etcétera. De momento varios fabricantes se están instalando en Marruecos, por las facilidades fiscales que le brinda aquel gobierno y la mano de obra barata, pero no se puede perder de vista que la zona es mucho más inestable políticamente que la nuestra.

Tesla, la visionaria marca de coches eléctricos que creó Elon Musk y que es el referente de la modernidad en el mundo civilizado, está buscando un sitio para instalar una planta de montaje en Europa. El Ayuntamiento ya se ha dirigido al magnate para ofrecerle su colaboración, pero los responsables municipales (mucho menos los del resto de instituciones) no se lo terminan de creer, porque no le dan a este asunto la importancia que tiene. Se me ocurre pensar en la figura del malagueño Bernando de Gálvez, héroe de la Independencia de los Estados Unidos, como una carta simbólica (en Macharaviaya estaba su fábrica, que las hacía en monopolio para América) que está por explotar para sellar la unión histórica entre ambos pueblos.

En realidad, Málaga lo tiene todo para recuperar su añorado pasado industrial, de la mano de la vanguardia de la tecnología limpia. Lo más importante, como salió a relucir el pasado viernes en un foro organizado por SUR: tiene un puerto con capacidad logística para importar los componentes y exportar los vehículos ya terminados. A ello, se une una red de comunicaciones que es la envidia de media España, con el tercer aeropuerto más potente del país; con una red de ferrocarril y carreteras nuevas y de alta capacidad. Sin olvidar la mejor calidad de vida de Europa. La ciudad, su puerto, la Junta, la Diputación, el Parque Tecnológico, empresarios, sindicatos y medios de comunicación tenemos que estar unidos para decirle a Tesla, «vente 'pa' Málaga».