Diario Sur

EN DIAGONAL

Hacer un Toblerone

Ayer los británicos (quien fuera) colocaban como noticia más vista en el portal de BBC News que el Toblerone tiene ahora más distancia entre triángulo y triángulo. Después del encarecimiento de la Marmite, les llega esta otra desgracia. Más aire que chocolate. El Toblerone importa. En 1995, la viceprimera ministra sueca Mona Sahlin tuvo que dimitir por un desvío de recursos públicos para fines personales. Había usado su 'Riksdag credit card' (la tarjeta de altos servidores públicos) para comprar dos barras de Toblerone por 35 dólares con 12 centavos. Supongo que de las gigantes de los aeropuertos. Las encuestas la señalaron por ello como una política «poco transparente, insegura y no fiable». De jóvenes llamábamos 'hacer un Toblerone' a ir al cine entre semana. A las cuatro, a las seis, a la hora de clase. Poner esa noticia como la más vista no es más que hacer un Toblerone en lo que importa. Hombre, si no moriríamos de intensidad.