Diario Sur

zona técnica

Los triples decidieron en contra

EL Unicaja se enfrentó ayer al equipo que más triples había tirado en las seis primeras jornadas. Como era de esperar, ese tiro tan afín al juego del equipo malagueño resultó decisivo, pero esta vez para los locales, que anotaron 15 puntos más que su rival desde la larga distancia.

Pérdidas

Reiteradas pérdidas de balón y una defensa lenta del Unicaja marcaron el inicio del partido, con las primeras ventajas del cuadro catalán. Los locales movían mejor la pelota y jugaban con más ritmo en ataque. Lamentablemente, el balón llegaba con mucha facilidad hasta debajo del aro malagueño. La defensa verdinegra se volcaba descaradamente sobre el perímetro rival, aun a riesgo de dejar grandes huecos en su zona que los hombres altos del Unicaja no aprovechaban del todo. La defensa malagueña era mala, aunque en la recta final del primer cuarto, con los cambios, mejoró hasta el punto de ponerse por delante.

Pobre defensa

El comportamiento de Suárez en el primer cuarto fue la mejor noticia para el Unicaja. Plaza puso en cancha un quinteto con dos bases en el segundo cuarto. Los locales recuperaron pronto la iniciativa, porque el ataque malagueño, con solo 5 puntos en casi 6 minutos, no funcionaba. Cuando los locales aumentaron su ventaja, Plaza retiró a Fogg, que de momento no parecía el de los partidos anteriores y también dio entrada a Okouo. Los 26 puntos del cuadro catalán en el segundo cuarto eran una preocupación para el equipo malagueño, que llegó al descanso con 11 pérdidas, menos rebotes que su rival y sin encontrar ni el sistema ni los hombres.

Otra fórmula

Tras el descanso, Plaza recuperó a sus titulares y ordenó a su equipo centrar el ataque sobre el juego interior. Sin embargo, las debilidades de su defensa permitieron al rival aumentar su ventaja. Cuando esta era ya de 13 puntos, y enseguida de 16, Plaza dio entrada a Fogg, pero la reacción del Unicaja no fue la habitual de querer solucionar desde fuera. Todo lo contrario, Musli y Suárez eran cada vez más importantes y, apoyado en sus dos hombres altos, el equipo malagueño inició una brillante y vertiginosa escalada que le permitió llegar por delante en el marcador al comienzo del último cuarto. Fue lo mejor del Unicaja, pero cuatro minutos no dan ni para ganar a un equipo que todavía no se había estrenado en casa.

Mal final

Con Sábat y Suárez, los dos protagonistas del partido, sentados, los equipos estuvieron tres minutos sin anotar. Plaza ordenó el retorno del de Aranjuez y dispuso un quinteto con tres pequeños para la fase decisiva del choque. Como el Unicaja cometió varias faltas, el Joventut lo aprovechó para adelantarse por 4 puntos. A partir de ese momento, el conjunto catalán tuvo suficiente con impedir los triples visitantes y transformar los tiros libres para hacerse con la victoria