Diario Sur

EL RAYO VERDE

OPINIÓN PÚBLICA

Me tragué el otro día, enterita y en streamig, la comparecencia de la consejera de Hacienda en la comision del Parlamento para presentar su presupuesto y anoté la defensa que Montero hacía de la gestión anterior, al decir que desde 2005 la deuda andaluza ha estado sujeta y controlada, con un indicador que ya querría el Reino de España. Fue obra del equipo de Griñán en la consejería, con Carmen Martínez Aguayo como viceconsejera, con Antonio Ávila, Antonio Lozano, y un buen número de altos funcionarios que han sido directamente masacrados por el caso de los ERE, donde se comprueba que la ley de Murphy es inexorable: «Si algo puede salir mal, saldrá mal».

Ahora acaba de avanzarse un paso más en el proceso al dictarse juicio oral, con el añadido de que el juez Martín considere al Consejo de Gobierno una «asociación ilícita», un argumento del PP pero que suscribiría el ala izquierda de Podemos, y parece meridianamente claro que los investigados perdieron hace mucho la batalla de la opinión pública. No es solo la 'pena de telediario', es que nadie desde el poder institucional andaluz ni del poder socialista salió en su defensa de manera eficaz. Incluso subliminalmente se les culpabilizó. Ya lo cuenta Manuel Pérez Alcázar en su libro: «Pepe, Susana nos ha matado», dijo Chaves a Griñán cuando ésta anunció que les pediría el acta de diputado y senador. Por no hablar de la frialdad de Pedro Sánchez.

Los investigados siempre pensaron que la instrucción no llegaría a nada en el siguiente paso, hasta que en determinado momento supieron que habían perdido la batalla de la opinión pública y que ningún togado se atrevería a desafiarla. Ahora que se abocan al banquillo se levantan al fin voces en el PSOE en defensa de los dos ex presidentes, como las de Jáuregui, o de Patxi López, que fue quien en el último comité federal salió en su defensa, motivando así que también los citara Susana Díaz en su intervención posterior, aunque sin pronunciar sus nombres. No es demasiado tarde.