Diario Sur

EN DIAGONAL

El perro estrangulado

Michael Heseltine, figura de los gobiernos de Thatcher y Major, ha contado que estranguló al perro de su madre. Recuerda en 'Tatler' que empezó a morderle, así que le apretó el collar hasta que dejó de moverse. «Lo adoraba pero se volvió loco». La Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals dice que no tiene nada que hacer. Heseltine ya había escrito en un libro que disparó a 350 ardillas grises en seis meses. Leo los whatsapps del asesino de Pioz con su amigo. «¿A quién apuñalaste primero? ¿A la mujer?». «Primero a la mujer. Después a la mayor, la de 3 años. Después al chico, de un año». Y su sensación: «Pensé que me daría asco. Pero ahora estoy convencido. Soy un enfermo». También mandó las fotos que se hizo junto a los cadáveres. Sorprende Heseltine contando lo del perro en este mundo tan Walt Disney. Ya sorprenden menos los asesinos, violadores y otra gentuza compartiendo experiencias con los amigotes.