Diario Sur

PATIO DE BUTACAS

Sin perdón

La presión mediática -y en mi caso, la casera- señalaba este puente en una única dirección: 'Doctor Extraño'. Pero vaya por delante las disculpas del título 'Que Dios nos perdone', porque esta cinta sobre un asesino en serie ha podido más que aquella nueva entrega de Marvel. El filme lo firma un tipo que hemos visto crecer en el Festival de Málaga:

Rodrigo Sorogoyen. Aquí presentó su debut, la comedia '8 citas' (2008), dirigida a cuatro manos con Peris Romano, aunque su revelación fue la incómoda y angustiosa 'Stockholm' (2013). Siempre atento a lo que destaca en Málaga, San Sebastián fichó este año al cineasta para que presentara su nuevo 'thriller'. Se llevó el premio al mejor guión.

Acertado galardón, aunque tal vez no lo mejor de esta visceral película que cuesta entender que se haya estrellado en taquilla.

Es inevitable comparar 'Que Dios nos perdone' con la reciente 'Un monstruo viene a verme' que, pese a la división de opiniones de los espectadores, ha arrasado las últimas semanas. Detrás de esta última anda Telecinco que, con toda su artillería mediática, ha aprendido a fabricar éxitos de película como antes vendía mamachichos. Por contra, Antena 3 mantiene su prurito cinéfilo, pero a estas alturas sigue sin conseguir que sus aciertos tengan el respaldo del público. Tener un peliculón con 'serial killer', una historia trepidante y bien contada, y un elenco formidable encabezado por Antonio de la Torre es para reventar la taquilla. No entrar ni entre las cinco primeras películas del fin de semana no tiene perdón de Dios. Un nuevo fracaso de la promoción, la eterna piedra contra la que se estrella el cine español.

Si los Goya responden a lo que hemos visto este año, 'Que Dios nos perdone' puede tener una segunda oportunidad con el anuncio de las candidaturas. Entre los elegidos debe estar De la Torre con su personaje de policía tartamudo que tiene que bregar con su violento compañero y con un asesino de ancianas en un caluroso y sórdido Madrid. Aunque el gran enemigo del malagueño es él mismo, ya que este año también ha protagonizado otra cinta que ha dejado a más de uno boquiabierto: la vengativa 'Tarde para la ira'. Difícil elegir entre quedarse con Antonio o con De la Torre.