Diario Sur

zona técnica

Los triples, factor decisivo

El Baskonia, cansado tras la dura semana europea, fue mejor que el Unicaja en porcentaje de 1 y de 2 y tuvo más posesiones, pero el equipo malagueño fue infinitamente mejor en los triples y dispuso de 16 tiros libres más. Una vez más, el acierto exterior levantó al Unicaja en el momento clave.

Menos cambios

En el comienzo del partido, con ambos equipos defendiendo hombre a hombre a lo largo de todo el campo, hubo dos detalles muy positivos para el Unicaja: por una parte, las dos faltas rápidas de Shengelia; por otra, el acierto exterior de Smith desde el principio. El peso del juego, durante el primer cuarto, recayó sobre ambos perímetros. El 3 de 4 en triples del Unicaja determinó la primera y clara ventaja malagueña, en los siete minutos iniciales. El entrenador visitante retiró a sus cinco titulares y puso en cancha a hombres más frescos para contrarrestar el mayor ritmo del cuadro malagueño. Curiosamente, Plaza hacía menos cambios que nunca, ya que tres de sus titulares y casi Waczynski también, jugaron el primer cuarto completo.

Buena defensa

En el comienzo del segundo cuarto, Plaza mantuvo a Musli, Lafayette y Waczynski y su equipo, aunque perdió cierta regularidad en ataque, mantuvo el tono de su defensa. Muy pronto, con cinco suplentes, el ataque local volvió a tomar impulso, liderado por Díez. Lo cierto es que los fallos en ataque del Baskonia, no solo desde fuera (1 de 15 en triples al descanso) sino también debajo del aro eran el factor esencial. Los cuatro puntos visitantes en los 9 primeros minutos del segundo cuarto, justifican los 16 de ventaja del Unicaja, que pudieron ser más cuando se llegó al descanso, si N’Diaye hubiera estado mejor desde la línea de tiros libres.

Otra cara

Tras el descanso, los visitantes parecían otros, mejoraron su defensa exterior, parecían dispuestos a correr siempre y sobre todo, dominaban el rebote. El cuadro vasco tomó el mando en el juego con mayoría de hombres pequeños. Plaza puso en cancha a dos bases y con el paso de los minutos, y con la gran contribución de Díaz, que se multiplicaba atrás y acertaba desde fuera, llegaron nuevos minutos de equilibrio. De cualquier forma, los 27 puntos visitantes en el tercer cuarto le devolvieron a un partido que parecían tener perdido en el intermedio.

Más de los mismo

Como ya ocurrió el miércoles, Plaza volvió a dejar en el banquillo a varios de sus mejores jugadores en el arranque del último cuarto. El ataque local no funcionaba y Plaza buscó soluciones cambiando a sus pívots y dejando en cancha un quinteto con solo dos hombres altos. Aunque el Baskonia llegó a situarse a tres, el juego de pequeños en el que quedó convertido el partido, se tornó favorable a los locales, con el acierto exterior de Fogg y Smith.