Diario Sur

EN DIAGONAL

Dolores

No está claro qué dijo Dolores Ibárruri en el Parlamento días antes del asesinato de Calvo Sotelo. No aparece en el diario de sesiones. Según Salvador de Madariaga, le gritó: «Este es tu último discurso». Según Josep Tarradellas, que estaba cerca del escaño de Calvo Sotelo, sus palabras fueron: «Este hombre ha hablado por última vez». La Pasionaria siempre negó haber dicho algo semejante. Otra Dolores, Cospedal, llamó ayer sinvergüenza a Pablo Iglesias desde su asiento. Esto fue lo que provocó a Cospedal: «Yo les recomiendo a sus señorías del PP que cuando se pronuncie en este hemiciclo la palabra delincuente ustedes se callen». Las nuevas tecnologías y el contraplano oportuno nos permitirían hoy haber escuchado a la Pasionaria. Pero lo peor de Dolores de Cospedal no es haber llamado sinvergüenza a Pablo Iglesias, aunque sea un insulto de abuela (o de Adara en 'Gran Hermano'). Lo peor es que lo hizo mascando chicle. La futura ministra.