Diario Sur

DESDE EL SUR

La nueva política

Paradojas de la vida, al final son los viejos partidos los que van a tener que aplicar la nueva política. Los nuevos modos, o más bien las nuevas necesidades, han provocado que nazca una bonita e interesada amistad entre las hasta ahora fuerzas antagónicas. Pero es lo que toca, pese a que haya algunos maquis que estén dispuestos a tirarse al monte antes de convivir con los que consideran sus enemigos, que es muy distinto que ser adversarios. Las cosas de las dos Españas, que no hay Dios que acabe con ellas. El PSC sigue en sus trece. Iceta está demostrando tener una lealtad propia de los legionarios con Pedro Sánchez, por el que está dispuesto a caer al son del 'Novio de la muerte'. Está intentando que baste con once abstenciones técnicas para librar de ese trance a su líder, un calvario que se puede tornar en cadalso si finalmente se impone la abstención y Sánchez es expulsado si no cumple con el mandato del partido. Sería su adiós definitivo. Si sale adelante la 'propuesta Iceta', el exsecretario general todavía podría tener vela en lo que hoy parece su entierro. Podría escenificar con total dignidad que efectivamente su no ha sido finalmente no. Pero la gestora no debe ceder, pese a que tenga que montar un partido en Cataluña. Tampoco sería una catástrofe, pues los principales problemas para los socialistas les ha venido desde allí con sus amistades peligrosas del independentismo. Ahora es vital que el PP haga un ejercicio de empatía con el PSOE. Tienen que entender que los socialistas necesitan victorias que mostrar a su tropa, que no es otra que la militancia. Por cierto, nunca antes se había hablado tanto de los militantes, que de pronto se han convertido para algunos en el gran oráculo que legitima las decisiones del partido. La pedagogía de la que hablan los ahora oficialistas se debe demostrar con hechos. Los socialistas no pueden entregar sus votos a cambio de nada. Ya hay tres temas en los que no es aventurado prever una cesión por parte de los populares. El mismo Rajoy, que está demostrando ser un político inteligente por no querer aniquilar al que sin duda puede ser su valioso aliado en momentos determinantes, ya ha comentado que está dispuesto a hablar de todo. O de casi todo. El PSOE obtendrá triunfos con la reválida, con la contrarreforma laboral y con la llamada ley mordaza. Los Presupuestos dependen de ello. Y, además, no se debe perder un detalle importante: tiene coste cero para las arcas del Estado. Todos contentos. Al tiempo. La nueva política tiene estas cosas...