Diario Sur

CITA EN EL SUR

La calle

Hoy está el día como para bajar al centro a hacer un recado. No es la lluvia, pues apenas cuatro gotas han convertido las alertas de colores en papel mojado. Es la gente. La marabunta. Se juntarán en el centro los cruceristas con los estudiantes, que cruzarán el centro. Grandes barcos se acercarán temprano a la costa y, bajo la noria y su nuevo permiso, divisarán la ciudad. Trece mil turistas repartidos en cuatro cruceros que antes se llamaban trasatlánticos, entre ellos el 'Harmony of the seas', el más grande del mundo, una verdadera ciudad flotante llena de toboganes, hamacas y restaurantes. Pisarán las calles nuevamente y después embarcarán rumbo a Florida, donde un héroe malagueño tomó una Pensacola.

En el centro estarán coincidiendo con los estudiantes que hayan atendido la convocatoria de huelga. ¿Habrá calle para tanta gente? La huelga es un derecho y la reforma educativa viene torcida. Rajoy Brey, cada vez menos en funciones, ya ha insinuado que podría revisarse. El futuro siempre ha sido incierto, pero cada vez lo es más el presente. Las grandes conquistas del estado del bienestar, la sanidad pública y la educación, hacen aguas en medio de la sequía. A Granada no llegan cruceros, aunque Muñoz Molina estuvo a punto de hacer que el mar llegase a ella en 'El invierno en Lisboa'. Al final le resultó mejor que sus personajes viajasen a San Sebastián, y no hacer que el mar viniese a la montaña. Sin embargo no hicieron falta los cruceristas para que las calles granadinas se llenasen de gente el otro día. Pedían un segundo hospital.

El pueblo es culto cuando no sólo sale para protestar por una sanción a 'su' equipo de fútbol. A veces da la impresión de que nada importa y todo vale, pero no es así. Queremos un mundo mejor, aunque su imagen la tengamos difuminada, y el plan es empezar por no ir a peor. Hemos votado unas cuantas veces a un partido determinado, pero queremos políticas transversales. De vez en cuando nos importa lo importante. Hay temas intocables. La gente tomas las calles para recordar que también existe. Que no todo vale. Susana Díaz ha anunciado una subida del presupuesto para educación y sanidad. Algo es algo. Susana Díaz está recibiendo tortas por todos los flancos. Ha tomado partido por una parte de su partido y allá ella, que somos nosotros. El problema es cuando la critican por su aspecto o por su forma de hablar. El andaluz es un español que sigue evolucionando, y muchos nos tiran piedras por ello. Qué pesados. Hay demasiada gente que se cree superior a los demás.

Las calles están hoy llenas y el alcalde y Cassá se han ido al campo. Plantan árboles y hunden semillas en la tierra seca. Suena bien eso de cincuenta mil árboles más un millón de semillas. Un bosque urbano suena todavía mejor. No van a preguntarle a los vecinos. Basta con que les pregunten a los representantes de los vecinos. Está el día como para echarse a la calle.